Economía viaja a Washington con todas las metas cumplidas

Este fin de semana viajará el equipo económico para presentar ante el staff del Fondo Monetario los resultados de las metas pactadas con el organismo.

04 de septiembre, 2022 | 00.05

Este fin de semana viajará el equipo económico para presentar ante el staff del Fondo Monetario los resultados de las metas pactadas con el organismo en el marco de la segunda revisión del acuerdo de facilidades extendidas. Según confirmaron a El Destape, las pautas del segundo trimestre del año están cumplidas, incluso la de reservas, pero se avecinan problemas para la próxima revisión (tercer trimestre). Una mínima parte de la liquidación del sector agroexportador y haber pateado las deuda con Cammesa de las generadoras y productoras de energía locales permitieron llegar con lo justo a contabilizar las reservas netas que le exige el organismo. 

Previo a que viaje el ministro de Economía, Sergio Massa, arribará la delegación técnica  este domingo a Washington. La comitiva estará integrada por Leonardo Madcur (jefe de asesores de Hacienda), Raúl Rigo (secretario de Hacienda), Gabriel Rubinstein (viceministro de Economía), Eduardo Setti (secretario de Finanzas), Lisandro Cleri (vicepresidente del Banco Central) y Marco Lavagna (titular del INDEC). Massa partirá el próximo lunes a Estados Unidos, donde tiene agendada para el 12 de septiembre un encuentro con la Directora Gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en la sede del organismo.

El mayor interrogante surgió especialmente con la meta de acumulación de reservas prevista originalmente. Fuentes oficiales consideran que la meta de acumulación de divisas del segundo trimestre se cumplirá, gracias al aporte de unos 1000 millones de dólares de los agroexportadores y la postergación de los pagos de Cammesa a generadores de energía y los productores locales incluidos en el Plan Gas.

Según detallaron a este medio parte del equipo técnico, los trabajos conjuntos con el Fondo ya se iniciaron hace unas semanas, con jornadas diarias de más de seis horas de discusión virtual sobre el programa económico y las metas pasadas y a futuro. "Seguramente haya observaciones para el próximo trimestre, pero no esperamos mayores condicionamientos", aseguró la fuente oficial. 

En el acuerdo de renegociación de la deuda que dejó el macrismo con el FMI, por 44.500 millones de dólares, planteó como objetivo un aumento de reservas en 5800 millones de dólares para este año. En el primer trimestre, el objetivo fue aumentar las reservas en 1200 millones de dólares, mientras que para el segundo trimestre el objetivo fue acumular 3450 millones. Siempre comparando con diciembre de 2021.

De acuerdo con el relevamiento que realiza el Grupo de Estudios de la Realidad Económica y Social (GERES), a fines de junio las reservas netas alcanzaron, sumando el neto de los Derechos Especiales de Giro (DEG) a 8357 millones de dólares. Sin embargo, la última cifra desagregada muestra una caída en las reservas netas del Banco Central a 2671 millones de dólares. 


"El segundo trimestre está cumplido. Ahora habrá que ver el tercero, porque habrá que pagar parte de lo que se pateó para ese período", explicó la fuente. La referencia es a la deuda con Cammesa. El nivel de cobrabilidad actual de Cammesa —contemplando los planes de pago por mora— cayó a un 69 por ciento, por debajo del porcentaje cercano al 90 por ciento que se registraba dos años atrás. 

Para el tercer trimestre la apuesta es doble. Por un lado, un menor gasto de reservas en importación de energía y, por el otro, lograr incentivar al menos una parte de los 10.000 millones de dólares que acopian los chacareros en soja en silo-bolsas. En este caso, las alternativas más viables es ofrecer un tipo de cambio diferencial (bajo la modalidad que se establezca) para el agro por tiempo limitado. "Si no hacemos nada, este mes van a liquidar entre 1000 y 2000 millones de dólares", aclaran a El Destape.

El problema del incentivo es que, en cualquiera de sus dos variantes (darles un mejor precios para el dólar de forma directa o través de un certificado) tendrá algún costo económico. En el primer caso, el costo es de una mayor emisión de pesos para darles por los dólares, pero con una mayor recaudación. En el segundo caso, habrá una menor recaudación, que se patea al 2023.

El otro punto donde había dudas era el déficit fiscal. Sin embargo, el resultado fiscal de julio, en el que por primera vez en el año los ingresos tuvieron un crecimiento porcentual mayor que los gastos en la comparación interanual, vuelve cumplible la meta de déficit primario previsto para el tercer trimestre con el Fondo. Según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), a julio se lleva ejecutado el 77 por ciento de la meta de déficit de septiembre, con 876.628 millones de pesos sobre un total para el período fijado en 1,1 billones de pesos.

"El Gobierno tiene un margen de gasto de 265.472 millones de pesos de déficit en los próximos dos meses, situación que luce cumplible considerando lo ocurrido en los últimos cinco años”, señala el CEPA. No obstante, para el cierre de 2022, “el panorama luce más desafiante dado que el segundo semestre suele darse con una dinámica de mayor gasto y menores ingresos”.

El objetivo final será destrabar el próximo desembolso de DEG del Fondo, por el equivalente  por 4000 millones de dólares. Para ello, primero el staff y luego el board del organismo multilateral deberán aprobar la revisión de metas del segundo trimestre y la continuidad del programa hasta fin de año. En ese el encuentro con Georgieva, el ministro Massa reiterará también el pedido de un nuevo préstamo, por 1300 millones de dólares, de parte del Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad.

En ese encuentro también se adelantará las proyecciones del proyecto de ley de Presupuesto para el año próximo, que deberá presentar el Ejecutivo en el Congreso el 15 de septiembre próximo.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►