Michael Phelps, de la gloria a la depresión: qué le pasó y por qué no está en Tokio 2021

El mejor nadador de todos los tiempos y el máximo medallista olímpico pasó del éxito al retiro en muy poco tiempo. Su conmovedora vida, su espectacular trayectoria y su ejemplo a seguir.

21 de julio, 2021 | 19.45

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 tendrán a Michael Phelps como tal vez la ausencia más resonante, más allá de que tenga 36 años. El exnadador nacido en Estados Unidos es el mejor de la historia en su disciplina y el máximo medallista de todos los tiempos también.

Sin embargo, todo tiene una explicación: el "Tiburón de Baltimore" pasó de la gloria deportiva absoluta y universal a la depresión y a una historia de vida conmovedora, llena de vaivenes, que bien vale la pena conocer al detalle.

Qué le pasó a Michael Phelps y por qué no va a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

Pese a que se suponía que estaba acostumbrado desde pequeño a los flashes, la repercusión mediática y demás, este crack no soportó la presión que implicaba su actividad y su status de estrella, y cayó en una profunda depresión que lo alejó del deporte durante mucho tiempo.

A pesar de que había anunciado su retiro con apenas 31 años luego de los JJ. OO. de Río de Janeiro (Brasil) en 2016, en enero de 2018 le confesó al mundo que estuvo al borde del suicidio. Incluso, en una carta que escribió para ESPN en 2020 describió que la cuarentena por la pandemia de coronavirus había acentuado aún más aquel sentimiento de soledad, tristeza y desolación que venía experimentado desde su adiós a las competencias.

Como muchos establecimientos en donde podría haber entrenado se encontraban cerrados para evitar los riesgos de un posible contagio, él perdió ciertos lugares en los que antes explotaba todas las emociones que utilizaba para mejorar su rendimiento.

La conmovedora carta de Michael Phelps por su depresión que sorprendió al mundo

“La cuestión es que las personas que viven con problemas de salud mental lo saben, nunca desaparece. Tienes días buenos y malos, pero nunca hay una línea de meta. Hice tantas entrevistas después de Río donde la historia fue la misma: ‘Michael Phelps habló sobre la depresión, entró en un programa de tratamiento, ganó el oro en sus últimos Juegos y ahora está mejor’. Desearía que fuera la verdad, que fuera así de fácil. Pero honestamente, y lo digo de la mejor manera posible, eso es simplemente ignorante. Alguien que no entiende con qué lidian las personas con ansiedad o depresión o trastornos de estrés postraumático no tiene idea.

Aquí está la realidad: nunca me curaré. Esto nunca desaparecerá. Es algo en lo que he tenido que aceptarlo, aprender a lidiar con eso y convertirlo en una prioridad en mi vida. Y sí, es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Me vuelve loco. Estoy acostumbrado a viajar, competir, conocer gente. Esto es sólo locura. Mis emociones están por todos lados. Siempre estoy al límite, a la defensiva. Soy disparado tan fácilmente...

Hay momentos en los que me siento absolutamente inútil, donde me apago por completo, pero tengo esta ira burbujeante que está por las nubes. Si soy honesto, más de una vez grité en voz alta: ‘¡ojalá no fuera yo!’. A veces hay una sensación abrumadora de que no puedo soportarlo más. Ya no quiero ser yo.

Si pierdo un día, es un desastre. Entonces me meto en un patrón negativo de pensamiento en mi propia cabeza. Y cuando eso sucede, soy el único que puede detenerlo. Y generalmente no se detiene muy rápido. Sólo lo arrastro, casi para castigarme de alguna manera. Eso es lo que hago si cometo un error o molesto a alguien, entonces creo que siempre es mi culpa y simplemente me desanimo. Cuando eso sucede día tras día, puedes ponerte en una situación aterradora bastante rápido. Y eso ha sido esta cuarentena la mayor parte del tiempo.

No hay nada de qué esconderse, nada que temer. La lucha es sólo contra ti mismo”.

Michael Phelps, historia pura de oro en los Juegos Olímpicos

El nadador de 1.93 m. y 90 kilos es el deportista más laureado de la historia de esta competencia con 28 medallas en total (23 de oro, 3 de plata y 2 de bronce). Además, posee los récords de más preseas olímpicas de oro, más medallas de oro en eventos individuales y más preseas olímpicas en eventos masculinos. De hecho, ha sido el mejor tanto a nivel individual como en las diferentes postas en las que le ha tocado participar en equipo para Estados Unidos.

Los récords mundiales vigentes de Michael Phelps

Se trata de una marca individual y tres en los relevos:

  • Beijing 2008: 400 metros por estilos (4:03.84).
  • Beijing 2008: 4x100 m. libre (3:08.24) junto a Garrett Weber-Gale, Cullen Jones y Jason Lezak.
  • Roma 2009: 4x200 m. libre (6:58.55) junto a Ryan Lochte, Ricky Berens y David Walters.
  • Roma 2009: 4x100 m. por estilos (3:27.28) junto a Aaron Peirsol, Eric Shanteau y David Walters.

La vida sentimental de Michael Phelps

El 13 de junio de 2016, el crack del agua se casó con Nicole Michele Johnson, una modelo estadounidense proclamada reina de la belleza en Miss California en 2010 y subcampeona allí también en 2007.

Juntos, tuvieron tres hijos: Boomer (de 5 años), Beckett (3) y Maverick (1).

LA FERIA DE EL DESTAPE ►