Explotó todo: un viaje al mundo de Sara Hebe, "la obrera de la fiesta"

Cantante, rapera, obrera de la fiesta, ponele el nombre que quieras pero si hay algo que dejó Sara Hebe en claro en los últimos años es que es una de las figuras más grandes de esa movida llamada, para simplificar: “Música Urbana”.

04 de septiembre, 2020 | 18.35

Lejos de los hits pasteurizados de lo que los medios nos venden cómo “lo que hay que bailar” existe otra corriente, una más real, más cruda, artesanal y más genuina. En esta escena Sara Hebe es la reina de las rimas que denuncian, que piden y que dan a los olvidados por las pantallas una razón para moverse, para transpirar y ser libres.

Creería que a Sara la conocí con el EP “Sara Hebe Mashupera” de Villa Diamante. Llegada de Trelew a principio de la década del 2000, publicó su primer disco “La Hija del Loco” en 2009, un compilado de rimas crudas sobre beats violentos, de esos que te golpean en el pecho sin que los esperes.


“Soy más punk que tu amiga”, decía y  su camino recorrido lo reafirma, llevando su actitud y toda su fuerza a escenarios tan disímiles como fábricas recuperadas o el Lollapalooza, sin perder su identidad y convirtiendo a quienes no la conocen en fans “como por arte de magia”, con ese magnífico artefacto de contagiar sensaciones llamado música.

En 2016 los que escuchamos a Sara Hebe nos encontramos con una sorpresa, en la cortina de “El Marginal” sonaba la voz de la rapera, en una cumbia furiosa con teclados de Flor Linyera (del combo de cumbia punk Kumbia Queers) que como dice ella en la entrevista que nos dio a El Destape “se volvió un personaje más de la serie”.

Esta pequeña toma por asalto a los medios masivos le valió un reconocimiento en los barrios, donde la cumbia reina y la música de Sara quizás no había llegado. “Me invitaron a tocar a los bailes” cuenta ella, propuestas que rechazó por ser pequeñas intervenciones en las que ella sería solo “la que canta la del marginal” y no habría lugar para sus otras canciones.

Sara Hebe, en vivo

Si alguien fue a un show de Sara puede corroborar la montaña rusa de ritmos que es. Pasando del hip-hop al reggaetón, de la cumbia al punk rock sin ninguna introducción y llevando de la oreja al público a este viaje frenético al que te sumás o te perdés. “Nos encanta deformar los temas y reversionar porque nos aburrimos de los originales del disco” cuenta la cantante en complicidad con su productor y amigo “Ramiro Jota”, quien en los shows en vivo se encarga de programaciones, samples, guitarras y bajos.

Sara Hebe (junto a tantxs otrxs) abrió un camino para que muchas mujeres, lesbianas y disidencias  tomen ritmos que según el mainstream eran “de hombres” y los hagan suyos, los llenen del contenido del que fueron vaciados y se lo den a una audiencia que pedía a gritos una escena que les represente.

Desde su primer disco, a su último single “FT 2020” con INTENDENTE, Sara siempre trae algo diferente, algo que no esperabas escuchar y eso es la razón por la que volvemos a ella, con la misma curiosidad desde el primer día, a ver con qué artilugio nos va a volar la cabeza esta vez.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►