Sofía Gala: "Descubrí que me encanta ser ama de casa"

En diálogo con El Destape, Sofía Gala Castiglione adelantó Cadáver exquisito, un thriller psicológico sobre uno de los temas que más preocupa a las parejas o a quienes aspirar a estar en una: el amor tóxico y la idealización de los vínculos.

08 de junio, 2022 | 16.26

A Clara (Sofía Gala Castiglione) le gusta Blanca (Nieves Villalba) y de ambas surge una energía de conexión amorosa. El problema es que ese estado dura muy poco, dado que Blanca queda hospitalizada en estado de coma. Desde ese arranque trágico, Clara transita un extraño camino de mímesis y posesión con el fin de adueñarse algo de su amada. ¿Hasta donde puede llegar a obsesionarse una persona por amor?, ¿eso es amor? Cadáver exquisito, primer largometraje de ficción de Lucía Vassallo, busca responder esas preguntas y lo hace desde una óptica pocas veces transitada en el cine de género local. 

En diálogo con El Destape, Sofía Gala Catiglione habló sobre los desafíos que le llevó una película de la mencionada trama, que responde a una problemática típica de quienes están en pareja o aspiran a estarlo.

- A raíz de la película, ¿pensaste en situaciones donde hayas pensado o actuado de acuerdo a ideas tóxicas sobre el amor?

Estoy llena de ideas y emociones del amor tóxico y amor romántico que no sé muy bien de dónde vienen. Pertenecen y son programaciones exteriores de las cosas que vemos, escuchamos y nos enseñaron toda la vida, y me he visto en bastantes situaciones parecidas a las de Clara antes de llegar a su obsesión extrema. Solemos estar en esas zonas grises, de sentir que el otro te pertenece y por eso podés revisarle el teléfono o morirte de celos.

- ¿Cómo hacés para salir de esas zonas grises?

Desde hace años estoy -conscientemente- en una situación de desprogramación personal porque he sentido el amor tóxico-romántico en miles de formas. Este proceso también aplica a un montón de cosas que veo, que no las quiero y no me pertenecen -porque sé que no son mis maneras de pensar o de sentir- y que están adentro mío por algo que desconozco.

Por eso, me interesaba atravesar los mares de la psiquis de Clara y ver cómo uno se siente al llegar al extremo. El cine me da la posibilidad de atravesar un montón de vidas sin las consecuencias que podría traer lidiar con ellas en la no ficción.

- ¿Sentís que hacen falta más historias de amores lésbicos en el cine nacional?

Creo que hace falta mover un poco más el canon para que el cine salga de la visión antigua que tiene sobre las historias de amor con personas del mismo sexo. Me encantaría que lo LGBT de una película no sea un tópico o un género, sino que se incorpore realmente como natural. Para mí lo es y lo fue siempre. Entiendo que cuando una película usa la etiqueta LGBT es importantísimo ya que una parte de la población se siente identificada, pero me gustaría que todos estemos un poco más revueltos. Estoy harta de los bandos en el sexo. Todos somos todo.

- Tu carrera en cine y televisión está llena de grandes actuaciones, y hace muy poco eso hizo que ganases un Martín Fierro. ¿Cómo te cae el mote del prestigio?

 El prestigio no es algo que te pertenezca, es algo que te lo da otro y que, sin embargo, te condiciona. Me parece muy peligroso caer en esa etiqueta y creérsela. Es destructivo. En mi caso, yo voy siempre a las situaciones donde pueda correr algún tipo de riesgo. No me importa la opinión ajena para nada, porque si me importase ya hubiese muerto en esa idea de lo que los demás quieren que yo sea.

Me gusta generar cosas en los otros: buenas o malas, pero nunca desde la comodidad. Creo que cuando se llega a determinado estado de prestigio, hay riesgos que uno ya no toma por el miedo a perderlo. Y eso es una mierda.

- Es curiosa tu reflexión porque se parece mucho a algo que me dijo tu mamá, en una nota reciente.

¿Sí? Bueno, sería una mentira decirte que ella no influye directamente en mí porque ha sido la referente más directa que tengo en la vida. Es una persona muy libre que siempre tuvo la fortaleza para hacer lo que quiso. Para mí eso es cada vez más importante, porque a medida que voy creciendo tomo los caminos que me llevan a hacer las cosas que realmente quiero hacer, dado que cuando sos chico vas para adelante y no te importa nada.

- ¿Por qué?

Desde los 13 a los 27 no viví, sobreviví. No hay consecuencias del otro día, uno va para adelante como un caballo sin frenos. En cambio cuando sos más grande y empezás a ver las consecuencias, ya no te gusta tanto. Ahí elegís pasarla bien y no hacer cualquiera. Vale la  pena querer sentirse mejor y tomar decisiones para lograrlo.

- ¿Qué es lo próximo que te gustaría hacer?

Quiero viajar sola. Creo que lo voy a hacer pronto. Estoy por terminar una peli que hice en la cuarentena y descubrí que me gusta mucho ser ama de casa. Me encanta estar en mi casa, ir a buscar a los chicos al colegio, hacerles de comer, limpiar y regar las plantas.

  • Cadáver exquisito llega a los cines el próximo 9 de junio.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►