Quentin Tarantino justificó el fetichismo de pies en sus películas: "Es una seña de una buena dirección"

Los planos de pies femeninos representan una de las señas más conocidas del cine de Quentin Tarantino.

04 de octubre, 2021 | 19.24

El cineasta Quentin Tarantino cuenta con muchas señas de identidad en sus películas: los planos desde el maletero, guiños a la Serie B, sus increíbles diálogos de desarrollo de personaje... Pero sobre todo hay algo por lo que es tremendamente reconocido, sus planos de pies femeninos. Una cuestión sobre la que el cineasta se pronunció recientemente.

Recientemente, el ganador de dos Oscar fue entrevistado por el medio GQ con motivo de la promoción de su primer libro, la novelización de Once Upon a Time in Hollywood. Durante la conversación, el director de Pulp Fiction fue preguntado por su fetiche cinematográfico en torno a esta parte tan concreta de la anatomía de sus actrices.

 Si bien la pregunta parece no haberle hecho mucha gracia a Tarantino, el realizador no se ha negado a responder: "No es algo que me tome en serio, hay muchos pies en muchas películas de buenos directores". "Es una seña de una buena dirección", ha aseverado el cineasta antes de señalar que, antes que él, Luis Buñuel definió el fetichismo de pies. "A Hitchcock y a Sofia Coppola también se les ha acusado de ello".

Para algunos, citar a una directora como Sofia Coppola fue entendido como una forma de refutar a los detractores de Tarantino que señalan este tipo de planos como una práctica sexista que cosifica a la mujer. Actualmente, el cineasta compagina la promoción de su libro con el planteamiento de un nuevo proyecto. Aunque ha afirmado no tener claro si hará su décima película o si dejará antes el cine, sí ha demostrado en numerosas ocasiones que no le faltan ideas para llevar a cabo. Tarantino ha manifestado en el pasado que, tras su paso por el séptimo arte, le gustaría centrarse en la televisión, el teatro y la literatura.

Tarantino quiere filmar una nueva Rambo protagonizada por Adam Driver

Tal y como lleva prometiendo desde hace ya bastantes años, Quentin Tarantino sigue obstinado en que su carrera cinematográfica termine tras su décima película. Siendo su última película Érase una vez... en Hollywood la novena, en principio solo le quedaría una historia más que llevar a la gran pantalla. Ante la presión de cuál será el filme con el que el dos veces ganador del Oscar al mejor guion por Pulp Fiction y Django sin cadenas se retirará del séptimo arte, Tarantino lleva semanas hablando sobre algunos de los hipotéticos proyectos que tiene en la recámara y, el último de ellos, ha sido un reboot de la saga Rambo.

El realizador participó recientemente en el podcast The Big Picture como parte de la promoción de su novelización de Érase una vez... en Hollywood. Tarantino aprovechó este formato para hablar de proyectos que le resultaría interesante dirigir y el reboot de la franquicia protagonizada por Sylvester Stallone ha sido uno de ellos. Según el realizador, la novela en la que se basa la primera película, Acorralado, merece una nueva adaptación más fiel con Adam Driver como actor principal.

"Si simplemente quisiera asegurarme de hacer una buena película, tomaría la novela Acorralado de David Morrell y haría la novela", ha señalado el director, dejando claro que su versión no sería un remake de la cinta de 1982 sino una nueva adaptación del libro. "Y Kurt Russell haría del sheriff y Adam Driver de Rambo", explicó Tarantino antes de afirma que los diálogos del libro son "tan fantásticos que pueden leerse en voz alta". Sin embargo, el realizador ha reconocido que no es un proyecto en el que esté realmente interesado, ya que en estos momentos busca "algo más".

LA FERIA DE EL DESTAPE ►