El Destape | Es la hora de Argentina

Elecciones 2019 en Santa Fe: Perotti busca los votos de Bielsa y Bonfatti los de Corral

29 de abril, 2019 | 20.35

No hubo grandes sorpresas en las PASO de Santa Fe de este domingo 28 de abril en la categoría gobernador, pero sí quedó mucha tela para cortar a nivel de análisis. El socialista Antonio Bonfatti se ubicó como primer candidato (31%), el peronismo hizo una tremenda elección como fuerza (42%), y Cambiemos quedó tercero lejos (20%). El único dato inesperado fue la diferencia en la interna: Perotti se impuso sobre Bielsa por casi el doble de votos: 28% contra 14%.

Embed

Los resultados dejan abiertas ahora varias preguntas: ¿Podrá Corral retener sus votos, o será víctima del “voto útil” para que no gane el PJ? La derrota del expresidente de la UCR se inscribe dentro del derrotero del macrismo a nivel nacional, ya que sigue apilando fracasos en todos los distritos y la racha ya se estiró a siete al hilo. Santa Fe es la tercera provincia en importancia a nivel país y sin dudas junto a Córdoba -vota el 12 de mayo- significan dos lugares neurálgicos para medir los ánimos del electorado de cara a las elecciones nacionales de octubre.

Sabiendo que no había tenido una gran performance, Corral urdió como estrategia salir a hablar temprano para evitar tener que hacerlo con los malos resultados ya oficializados. Intentó mostrarse optimista, argumentar que su nivel de conocimiento todavía no era alto y que la campaña “comienza a partir de ahora”. Lo que hizo es entendible: nadie puede salir a dar un discurso sonriente y con una hinchada coreando su nombre si ya está claro que le fue mal. También su delfín "Niky" Cantard perdió feo por la Intendencia de la ciudad de Santa Fe contra el candidato socialista Emilio Jatón, que le dio una verdadera paliza, y si se mantienen estos resultados le arrebatará el poder en junio.

Otra incertidumbre: ¿A quién van a ir los 220 mil votos de Bielsa? Bonfatti ya salió a buscar el voto antiperonista. La semana pasada, el candidato socialista fue consultado respecto de qué haría en un hipotético ballotage entre Mauricio Macri y Cristina Fernández Kirchner. Su respuesta fue prácticamente deliberada para absorber votos de Corral, sabedor de que saldría tercero: dijo que votaría en blanco, aunque eso lo aleje de los que eligieron a la arquitecta. El partido de la rosa fue criticado por varios sectores por haber tenido el mismo posicionamiento en 2015, en la segunda vuelta entre el actual presidente y Daniel Scioli. Perotti claramente se quedó con los votos del peronismo histórico, incluso en sus variables menos progresistas como el reutemismo, que en elecciones anteriores apoyaron a Miguel Del Sel y en esta oportunidad abandonaron a Cambiemos. En las PASO 2015 el PRO habia cosechado 536 mil votos. Ayer saco 312 mil, 224 mil menos. El PJ, en cambio, pasó de 365 mil a 677 mil sufragios, sumando casi la misma cantidad que perdió el macrismo.

LEER MÁS: El PJ unido le sacó casi 10 puntos al socialismo en Santa Fe

Así, Perotti le ganó a Bielsa en Rosario, donde se daba por descontado que perdía, y la duplicó en Santa Fe. La exvicegobernadora, en tanto, no pudo llevarse todos los votos kirchneristas, que en parte apoyaron al contador tras su acuerdo con Unidad Ciudadana. Las encuestas le dan más de 30 puntos a CFK en Santa Fe, y algunas la estiran hasta 33.

Por otra parte, las encuestas le dan Macri cerca de los 25 en la provincia, lo que significa que Corral tampoco los atrajo en su totalidad. De todos modos, la marca Cambiemos tuvo perlitas que cerraron una elección menos mala de la que se preveía (más cerca de los 15). Por ejemplo, en Rosario, donde se esperaba una cosecha magra, ganó en algunas mesas del centro. Habrá que ver si ese voto se licúa o logra consolidarse para el 16 de junio. ¿Qué pasa con los votos de María Eugenia? Por el momento, toda la gestualidad de Perotti fue en busca de acercarse a sus votantes, tras hacer una campaña algo desperonizada. Pero entre sus electores hay muchos independientes e inorgánicos de perfil centroizquierdista. En la calle se percibe que algunos de esos votos podrían ir a Bonfatti en las generales por el desagrado que le genera Perotti a ese sufragante. Eso no solo le bajaría los votos sino que le sumaría a su rival, por lo que achica más la brecha. Pero habrá que ver si las expresiones del socialista sobre su indefinición entre Macri y Cristina no obturan esa posibilidad.

Lo cierto es que, mientras todos salen a buscar los votos ajenos, también queda una apetitosa pila de los partidos chicos que no superaron el umbral de 1,5% (sólo quedaron los candidatos a gobernador de las tres fuerzas principales), los 202 mil blancos y nulos que estuvieron bastante altos (quizás una parte se explique por la confusión que generó la gran proliferación de listas) y los que no fueron a votar, ya que siempre van más electores a las generales. En 2015, fueron unos 104 mil los que se sumaron a las definitivas luego de las PASO. Esos también serán quienes muevan el amperímetro en junio.

Acaba de empezar otra campaña.

LEER MÁS: En Santa Fe, Cristina mide hasta 8 puntos más que Macri

¿Querés recibir notificaciones de alertas?