El juez Claudio Bonadio le suspendió la indagatoria al empresario Franco Macri por “razones de salud” en el marco de la causa de los cuadernos del chofer Oscar Centeno. Esto se contradice con la decisión que tomó el magistrado cuando obligó a declarar al recientemente fallecido ex canciller Héctor Timerman cuando tenía un cuadro avanzado de cáncer, por el que casi no podía hablar y tenía serias dificultades para respirar.

De acuerdo al diagnóstico realizado por el Cuerpo Médico Forense, el padre del presidente Mauricio Macri no tiene la capacidad para ejercer su derecho de defensa y declarar. En tanto, el equipo deberá revisarlo cada tres meses para constatar si se ha revertido el cuadro de salud que no le permite ser indagado.

El empresario de 88 años había sido citado a indagatoria por Bonadio en la causa de los cuadernos del chofer Oscar Centeno, por el pago de coimas por parte de las empresas de peajes en los primeros años de la gestión kirchnerista.

Mientras tanto, fue el mismo juez quien citó a declarar a Timerman por la causa de la denuncia hecha por el fiscal Alberto Nisman, muerto en 2015. El ex canciller, consciente de los duros efectos que tendría el cáncer de hígado sobre su cuerpo, había pedido adelantar la declaración para evitar tener que asistir a Tribunales cuando la enfermedad avanzara más. Sin embargo, Bonadio no accedió y lo hizo presentarse a la indagatoria cuando Timerman se encontraba en su peor momento, en octubre del 2017.

LEÉ MÁS: INTIMIDAD DE LA ESCALOFRIANTE DECLARACIÓN DE TIMERMAN ANTE BONADIO: "FUE UNA SESIÓN DE TORTURA"

El juez sólo se apiadó del estado de Timerman cuando lo vio en la sala de Tribunales, según el relato de su abogada, Graciana Peñafort. A ella Bonadio le indicó mediante una nota que cuando quisiera podían suspender la indagatoria. “Héctor quiso seguir declarando y sólo interrumpí esa declaración cuando sus labios se pusieron azules por falta de aire", contó la letrada.

Además, reveló que al salir tuvieron que ir a una clínica porque Timerman se había desmayado en el auto. “Tuvo una crisis cardíaca fruto del dolor y la falta de oxígeno. Cuando volvió en sí me decía: 'me mataron Graciana, y yo no quiero morirme así, no dejes que manchen mi nombre, por favor'", relató la abogada.