Nacha Guevara habló sobre su muerte tras las burlas de Lola Latorre: "No quiero vivir mucho, quiero vivir bien"

La jurado del Cantando no le escapó al escándalo que la tuvo como víctima y reflexionó acerca del paso de la edad.

30 de septiembre, 2020 | 18.01

El lunes pasado, Lola Latorre hizo una broma hiriente sobre el estado de salud de Nacha Guevara, desatando un escándalo televisivo que traspasó el reality y se instaló en la agenda de los magazines diarios. La hija de Yanina se burló de los "temblores" de Nacha, provocando que la jurado hiciese una reflexión sobre el paso del tiempo y reflexionase acerca de su muerte. "No quiero vivir mucho, quiero vivir bien", afirmó.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

La actriz, que está pronta a cumplir 80 años, no se tomó para nada bien la burla de la hija de Yanina Latorre y se lo hizo saber en pleno programa. "Vos y yo tenemos una conversación pendiente. ¿ok?", le comentó a Latorre, quien asintió vía Zoom. Lo cierto es que el estado de salud de la mujer y el tratamiento mediático que se dio de la noticia fue un punto álgido de debate en los programas. 

"Hoy veía lo de Nacha, yo no sé si Nacha tiene ganas o no. Pero alguien lo cuenta al aire porque ese chiste indudablemente está instalado en los pasillos. Es un chiste que se lo hace todo el mundo, cagándose de la risa atrás de ella. La tele no tiene humanidad, ¿sabés cuándo recupera la humanidad la tele? Cuando se enojan, que te sale lo que sos, o cuando hacés algunos chistes, que también te sale lo que sos", expresó Jorge Rial en "Intrusos" (América), opinando al respecto.

Tan alta fue la recepción que ayer Nacha reflexionó acerca de la salud y la vejez, explicando su postura sobre los temas. Ante la pregunta de Ángel de Brito sobre qué significaba para ella el cambio de década, la jurado manifestó:  "es una creencia porque, finalmente, es lo mismo. Pero tenemos muy arraigada la creencia de las décadas: los treinta, los cuarenta, los cincuenta, los sesenta, los setenta, los ochenta, los noventa, los cien”.

Y concluyó con una sentencia sobre su propia muerte: “no quiero vivir mucho tiempo, yo quiero vivir bien. E irme cuando sea correcto, irme a tiempo. No hay nada mejor que irse a tiempo. Por uno y por los que lo rodean a uno. Hay que saber irse. Y para eso hay que prepararlo”.

 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►