Insólito: Alfredo Casero y Sandra Pitta se asociaron para frenar el "golpe de Estado" más loco del mundo

Los referentes macristas manifestaron su incoherente visión del gobierno y lo repudiaron en las redes sociales. ¿Fueron víctimas de una fake news o buscan sembrar discordia?

04 de marzo, 2021 | 11.14

El actor Alfredo Casero y Sandra Pitta protagonizaron un insólito cruce en Twitter. Alegando que hay ánimos de realizar un "golpe de Estado" en la República Argentina (algo que es inexistente), repudiaron este irreal escenario e intercambiaron palabras en la famosa red social.

"Están prácticamente dando un golpe de estado, y todos preocupados por mis palabras y por las bolsas. Son realmente ridículos", comenzó diciendo Sandra Pitta, quien se ha manifestado en más de una oportunidad en contra del Gobierno de Alberto Fernández. En ese sentido, Casero compartió su tuit contestándole y dándole ánimos para que "siga" adelante con sus ideologías.

Con palabras que pocas personas entendieron o, mejor dicho, sólo ellos lograron captar de qué se trataba este episodio, Alfredo Casero le contestó a Pitta con lo siguiente: "Usted no le dé bola y siga. No tema. Usted siga. El golpe de estado se para. Ningún golpe. Yo la quiero y la banco. A muerte".

Alfredo Casero reapareció en LN+ e invitó a hacer una revolución

El segundo programa de El Noticiero, conducido por Eduardo Feinmann en LN+, salió al aire con un entrevistado estrella del macrismo. El actor Alfredo Casero se tiró en contra de todos, alertó sobre el "comunismo del siglo XXI" y, así como fogoneó las marchas anti cuarentena y los incidentes en el Congreso, invitó a los televidentes a revolucionarse. 

Alfredo Casero se volvió un emblema de la oposición al kirchnerismo y al peronismo. Si bien el año pasado juró haberse cansado de tanta exposición por asuntos de la política, se olvidó de la difusión de su arte y visitó la señal de cable de La Nación para despacharse contra cualquiera por el escándalo de la vacunación VIP.

Como ni la renuncia del ministro de Salud ni los intentos por demostrar transparencia le bastaron, arengó una revolución "de abajo para arriba" en un programa que desde antes de empezar ya estaba preparado para fogonear ese tipo de atropellos. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►