Amado querido, llegaste al Ministerio de Economía en julio de 2009, con la Argentina golpeada por la crisis internacional y la actividad en caída. Ya habías impulsado la recuperación estatal de los aportes previsionales, liquidando el ominoso fraude de las AFJP y con ello asegurado los recursos fiscales para una política de recuperación de la demanda. Pero tenías claro que eso era insuficiente si no se ordenaba el frente externo asediado por la crisis.

Con ese objetivo fuiste a la Asamblea del FMI en Estambul, en septiembre 2009. Sin condicionamientos reuniste una masa crítica de u$s 5.000 millones de los organismos financieros multilaterales, pero resultaban insuficientes para un programa expansivo. Había que apelar al excedente de reservas acumuladas en el Banco Central y lanzar un segundo canje de deuda que consolidara la restructuración iniciada por Néstor, creando condiciones de estabilidad y crecimiento.

Embed

Por primera vez las reservas internacionales -que siempre fueron el reaseguro de la fuga de divisas del poder económico- servirían para desendeudar al país sin costo social. Aplicaste u$s 6.500 millones a crear el Fondo de Desendeudamiento, desalojando del Banco Central a Martin Redrado, refractario a esa política. En mayo de 2010 lanzaste el segundo canje de deuda defaulteada alcanzado la reestructuración el 92,4 % del total y acotando así los ataques especulativos, que serían convalidados años después por el fallecido Juez "buitre" Thomas Griesa.

Con esa masa crítica de recursos -u$s 5.000 millones de financiamiento de organismos multilaterales y u$s 6.500 millones de excedente de reservas- lanzaste tu programa expansivo sólidamente sostenido en el frente fiscal y en el sector externo. La economía se recuperó vigorosamente. Según el INDEC de Jorge Todesca, el crecimiento ascendió al 10,1% en 2010 y al 6 % en 2011. Cuando llegaste al Ministerio a mediados de 2009 la tasa de desempleo era del 9,1% y cuando te fuiste a fines del 2011 estaba en 6,7 %.

Con u$s 11.500 millones reunidos trabajosamente a fines de 2009, lograste un crecimiento de la economía promedio anual del 8 % en el bienio 2010/2011 y un descenso de 2,4 puntos en el desempleo.

Embed

El "mejor equipo de los últimos 50 años", en cambio, endeudó al país en u$s 52.000 millones frescos y el crecimiento promedio anual en el bienio 2016/2017 fue del 0,5 %, mientras que la tasa de desempleo aumentó 3,3 puntos entre fines 2015 y principios 2018. Además, gastaron u$s 11.700 millones en cancelar el 7,6 % restante de la deuda defaulteada no reestructurada, sin hacer oferta pública en ningún mercado internacional porque el entonces Ministro de Finanzas Luis Caputo pagó individualmente a cada supuesto acreedor. El costo del arreglo no cursado por los mercados de valores se estima en u$s 189 cada u$s 100 defaulteados, contra los u$s 68 cada u$s 100 defaultados que ingresaron a los canjes 2005 y 2010, hechos en oferta pública internacional.

Llegaste al Ministerio de Economía en julio de 2009 con la economía en recesión y una elección legislativa perdida; te fuiste en diciembre del 2011 con la economía en máximo crecimiento e integrando una fórmula presidencial liderada por Cristina que alcanzó el 54 % de los votos.

La oligarquía nunca te lo perdonó.

Embed