El primer ministro de Malasia, Najib Razak, confirmó hoy que los escombros encontradas en la isla de Reunión, en Francia, pertenecen al vuelo MH370, de la empresa Malaysia Airlines, desaparecido el 8 de marzo de 2014 con 239 pasajeros a bordo, que se dirigía de Kuala Lumpur a Pekín.

Según la investigación, el avión voló al menos siete horas desde su desaparición siguiendo una ruta en dirección oeste, y luego de los 40 minutos la conexión se perdió y no pudieron volver a establecerla.

El CEO de la compañía aérea del avión confirmó que el último mensaje recibido desde el avión fue del copiloto, el cual decía que todo marchaba bien.

Luego de 16 días, el 24 de marzo, las autoridades malayas confirmaron que el avión se había estrellado en el mar, en el sur del Índico, en una zona remota y lejana de tierra, sin sobrevivientes.

Meses después, 17 de julio de 2014, otro avión de Malaysian Airlines, un Boeing 777 del vuelo MH17, fue derribado por un misil en el este de Ucrania con 298 personas a bordo.