El pequeño tamaño del gatito no le permite subir las escaleras con comodidad. Por eso, el gran ovejero alemán se cruza en su camino y lo carga hasta arriba de todo.

Al principio da la impresión de que el gran perro le obstaculiza la subida al felino para morderlo y lastimarlo. Pero la realidad es que solo buscaba alzarlo con la boca y llevarlo hasta la cima de la escalera.

Así como lees: el ovejero alemán abrió su boca y agarró al gatito de su cabeza para cargarlo. Al finalizar la travesía, ambos se acuestan uno al lado del otro.

¡Mirá el tierno video de esta amistad!

Embed

En esta nota