No sabemos que le hizo la dueña pero el perro se enojó en serio. La mujer una y otra vez le pide perdón y la mascota solo le responde con la indiferencia. A penas la mira de reojo, como quien no quiere ceder ni un poco.

Esta delirante escena la protagoniza un labrador terranova, que se viralizó por la ternura que tiene hasta para ignorar a su dueña. Sus gestos de indiferencia tienen una gran similitud con los de una persona y parece impermeable a cualquier pedido de la mujer.

Pero finalmente, el amor triunfó sobre el enojo y la mascota no puede resistirse. El enorme perro se sube sobre las piernas de su amiga y acepta sus disculpas. Todo termina en un abrazo que reconcilia cualquier relación.

¡Mirá el tierno video!

Embed

En esta nota