El dueño llega a la casa y se encuentra con la escena del crimen: la bolsa de comida para los gatos rota, el alimento desparramado en el piso, y las dos mascotas inmóviles sobre una mesa. Ambos perciben el reto que se viene, pero uno quiere esquivar el castigo y... ¡delata a su compañero!

Los felinos tienen cara de culpa. Uno mira para otro lado, sin siquiera ver a quien filma el video. Y mientras su compañero está distraído, el otro aprovecha para levantar su patita y acusarlo del desastre.

Todo resulta muy gracioso en las imágenes, pero habrá que ver como se desquitará el acusado cuando queden los dos solos.

¡Mirá el video del soplón más tierno que te vas a encontrar!

Embed

En esta nota