Un tigre corre hacia su objetivo y la cámara comienza con un efecto de 'slow motion'. Luego de unos segundos entendemos hacia donde se dirige: a unos pocos metros está, de espaldas al felino, un perro inmóvil en la nieve.

Todo parece indicar que se viene una pelea feroz, en la que el perro no va a tener la mejor de las suertes. Y por fin, cuando el tigre se lanza sobre el labrador, la cámara lenta vuelve a su velocidad normal. ¡Mirá lo que ocurrió entre ambos!

Embed

Al final, solo era un juego entre ambos que culmina con el tigre dándole besos al perro. Igual vale la aclaración de que el labrador no lo mira demasiado confiado.

LEÉ MÁS: La tierna amistad de un perro y un gato

En esta nota