Dólar a $ 73 y el negocio del hambre | El Destape con Roberto Navarro Suscribite

X

En una multitudinaria asamblea, los estudiantes del colegio Carlos Pellegrini decidieron tomar el establecimiento educativo por tiempo indeterminado hasta que las autoridades den una respuesta sobre la designación de un docente, acusado de seguir cuentas de pornografía infantil, maltratar a un alumno y de tener actitudes violentas y machistas. Desde la escuela, advierten que no existe denuncia formal y catalogaron la medida como “extremista”.

Desde el Centro de Estudiantes del Pellegrini y de la Federación Universitaria de Buenos Aires denunciaron públicamente que Roberto Rodríguez, quien fue contratado por la Secretaría de Educación Media de la UBA como asesor, tuvo que abandonar su cargo como vicerrector del Colegio Nacional de Buenos Aires por consumir pornografía infantil y amenazar a un estudiante menor de edad con uso de violencia.

En 2017, Roberto Rodríguez violentó verbalmente a un alumno del centro de estudiantes por denunciar que el docente seguía en su cuenta de Twitter a cuentas de pornografía infantil. Por el hecho, fue suspendido por 30 días por “uso de lenguaje inapropiado” contra un estudiante. En tanto, la sospecha sobre su consumo de pornografía infantil, el docente alegó que le habían hackeado la cuenta y realizó una denuncia penal al respecto.

denuncia.jpeg

Hace dos años, los alumnos denunciaron que este profesor en su cuenta de Twitter seguía una cuenta de porno infantil y amenazó a un alumno por contarlo. ‘Si le pego a alguien, no controlo mi fuerza y le saco los dientes’, le había dicho. Además de tener estas actitudes es conocido por ir a ver a las pibas a ver a jugar vóley (cuando es profesor de educación física de varones). Sabemos lo que implica siendo un varón con un cargo de poder que nos esté mirando cómo jugamos, nos genera incomodidad. Es una situación horrible. Y nosotros explicitamos la incomodidad a las autoridades a ambos colegios”, advirtió la secretaria general del Centro de Estudiantes del Pellegrini, Eugenia Marino, en diálogo con El Destape.

Remarcó que la decisión de tomar el colegio es para “exigirle a las autoridades una respuesta” sobre la designación de este docente. “Le decimos basta a estas actitudes que son conocidas por parte de estos docentes, y que encima sigan teniendo nuevos cargos y lugares de poder como premiando ese tipo de actitudes. En lugares como la secretaría de escuelas medias, debería haber gente capacitada en ESI y no gente que tiene conflicto con quienes transitamos la escuela”, arremetió.

Embed

Fuentes cercanas al Pellegrini, argumentaron a El Destape que no existe denuncia penal sobre el consumo de pornografía infantil por parte de este docente y aclararon que “es una decisión que no depende del colegio, su designación, sino de la UBA”.

Además, replicaron que “no se puede operar como si hubiera algo formal o penal o impedir algo porque se dice qué. La metodología no es la toma sino que se puede proceder de otra manera”.

No nos posicionamos defendiendo al docente, sino que pedimos que se obre según corresponda, que no sea que tomamos el Colegio y no presentamos ninguna denuncia. Nunca se presentó una denuncia penal”, se escudaron desde el histórico colegio de la Ciudad de Buenos Aires.

Asimismo, las autoridades le enviaron un comunicado a las familias de los estudiantes repudiando la decisión del Centro de Estudiantes aclarando que “se realiza una toma sin especificar la duración de la misma, ni presentar un pliego de reivindicaciones concreto” y explicaron: “El docente en cuestión fue designado por la UBA como Coordinador de Actividades Extracurriculares - con tareas de articulación de intercambios, intercolegiales, olimpíadas y otras – y no con las funciones que manifestaban los alumnos”.

A su vez, afirmaron que “en la escuela y en la Universidad se encuentra plenamente vigente el protocolo de acción institucional para la prevención e intervención ante situaciones de violencia o discriminación de género u orientación sexual’ y es compromiso de la gestión su efectiva aplicación”; “el docente no tiene en la escuela ninguna denuncia formal -o informal- realizada en su contra y por lo tanto no corresponde tomar medidas de manera arbitraria, sin que medien los protocolos existentes, los derechos laborales y el debido proceso”.

Y anunciaron que los días de clase perdidos, serán recuperados modificando el calendario escolar.