Un estudio realizado por el Equipo Latinoamericano de Justicia y Violencia de Género (ELA) reveló que ocho de cada diez legisladoras nacionales y porteñas consultadas en una encuesta aseguraron que sufrieron algún tipo de violencia de género a lo largo de sus carreras políticas.

El estudio contó con entrevistas a 45 legisladoras de once provincias y de la Capital Federal pertenecientes a diferentes partidos políticos, entre junio de 2017 y mayo de 2018.

De allí se desprendió que el 73% de las legisladoras afirmó haber vivido alguna situación de violencia de género en la política a lo largo de su trayectoria.

Al especificar en las acciones concretas, un 82% afirmó que les habían restringido el uso de la palabra en reuniones y sesiones, o las habían aislado en el ejercicio de sus funciones públicas por su condición de género.

Los dos tipos de violencia más frecuentes que tuvieron que enfrentar las encuestadas a lo largo de sus trayectorias fueron la psicológica (50%) y la simbólica (28%).

Por detrás, hubo referencias a situaciones de violencia económica (22), en tanto que la violencia física como la sexual fueron reportadas en menos del 10 por ciento de los casos.