La violencia en el fútbol no es propiedad exclusiva de nuestro país, como muchos analistas aseguraron en los últimos días. La Champions League tuvo un episodio que por poco no terminó en tragedia, que hasta involucró el lanzamiento de bombas molotov.

En la previa del partido entre el AEK y Ajax, un hincha griego se metió en el campo de juego y le arrojó un elemento incendiario a los fanáticos holandeses. El lunes, ambas parcialidades habían protagonizado una batalla campal en las calles de Atenas.

Embed

Mientras esto sucedía, el cordón policial que debía proteger a los visitantes observaba la lluvia de bengalas y bombas que caían a la grada en donde se encontraban los seguidores del Ajax.

Insólitamente, el partido no se suspendió. El Ajax ganó 2 a 0 y clasificó a los octavos de final de la Champions League a falta de un partido para el final de esta etapa. Habrá que esperar para saber si la UEFA decide castigar a los clubes por lo sucedido.