Los cinco detenidos acusados de la violación de una adolescente de 14 años enfrentarán un día clave, cuando la Justicia avance con tres pericias de suma importancia para evaluar su eventual responsabilidad en el caso.

Los jóvenes están detenidos desde la semana pasada, luego de que la madre sorprendiera a algunos de ellos en una carpa junto a su hija, que había desaparecido horas antes. Dos de los cinco jóvenes reconocieron haber estado con la menor, pero dijeron que la relación sexual fue consentida, algo que la madre niega rotundamente.

Según informó el diario Clarín, se realizarán pruebas de ADN sobre las prendas de los imputados y sobre la adolescente. De esta forma, buscan confirmar la hipótesis que del hecho participaron los cinco jóvenes, que tienen entre 21 y 23 años de edad.

Otras dos pruebas que se realizarán serán el test toxicológico, para saber si actuaron bajo los efectos de alguna sustancia, y de los celulares, para confirmar o desmentir su versión de los hechos.

La semana pasada se realizó la declaración de la adolescente en Cámara Gessell. Los imputados están acusados de abuso sexual agravado, y de ser hallados culpables les correspondería una condena de 20 años de cárcel.