Casi 19 años después, un hecho de violencia sexual vuelve a estremecer a la ciudad costera de Miramar. Otra vez, una adolescente es sometida sexualmente, el horror sigue presente.

A tan solo 30 cuadras del camping “El Durazno”, donde el primero de enero cinco jóvenes violaron a una adolescente de 14 años, en febrero del año 2001 aparecía muerta la adolescente Natalia Melmann. Para su padre, Gustavo Melmann, el hecho no es aislado: “estoy preocupado, no quiero que la historia vuelva a repetirse” dice en diálogo con El Destape.

Natalia Melmann tenía 15 años cuando fue golpeada, quemada con cigarrillos, violada, y estrangulada. Natalia tenía la bombacha rasgada y la blusa desabrochada. Después se estableció que la habían estrangulado con el cordón de una de sus zapatillas. Sus asesinos eran miembros de la Policía Bonaerense.

El 8 de febrero del año 2001, su cuerpo fue encontrado a cuatro días de su desaparición en una zona de difícil acceso del Vivero Dunícola, un parque de Miramar.

natalia manada.jpg

Su femicidio conmovió a toda la sociedad. Los recientes hechos, revolvieron sensaciones y recuerdos del asesinatode la adolescente de tan solo 15 años de edad.

“En la zona de la costa hay muchos casos de violencia sexual y femicidios. Existe una falta de conciencia y una mirada con perspectiva de género por parte de la Justicia. También recordemos el caso de Lucía Pérez en Mar del Plata (la joven violada, drogada y empalada) no son casos aislados y sobre todo las víctimas son adolescentes mujeres”, dice Melmann.

El padre de Natalia también agregó: “Por suerte los padres de la chica violada en año nuevo tuvieron la posibilidad de rescatarla con vida. Realmente espero que no los hagan zafar como pasó en el caso de los asesinos de mi hija”. "Muchas veces la Justicia local en vez de dar respuestas, ayuda a tapar los casos”, denunció.

Recientemente, los condenados por el crímen de Natalia a condena perpetua se encuentran beneficiados con salidas transitorias cada quince días. En julio del 2018, la Justicia marplatense absolvió al ex sargento de policía Ricardo Panadero.

Actualmente, Gustavo Melmann vive en Capital Federal y es miembros de la organización de familiares de víctimas llamado “Atravesados por el femicidio”.