Un video muestra a la policía de Tucumán mientras amedrenta a J. el niño de catorce años que manejaba la moto cuando una bala disparada por los efectivos destrozó el craneo de Facundo Ferreira de doce años en la esquina de San Martín y Francia, en el centro de la ciudad de Tucumán. Las imágenes son estremecedoras, porque el policía agrede al adolescente que está a escasos centímetros del cuerpo de Facundo.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

"Picarito, sos bien picarito vos, andá y decile a todos ahora", se escucha decir al policía que ataca al niño que acaba de ver morir a su amigo y que tiene un corte en el cuero cabelludo debido al roce de una bala. La familia denunció a El Destape que los policías no trasladaron a Facundo de inmediato al hospital pese a que testigos afirman que lo vieron agonizar.

Embed

"Había algunos chicos que le pedían que llame a una ambulancia", contó a El Destape Malvina Gomez, tía de Facundo. La mujer acusó que el cuerpo del niño fue llevado al hospital Padilla a 18 cuadras del disparo, cuando había un centro de salud -el Hospital Néstor Kirchner- a 150 metros.

"Las pruebas de criminalistica muestran que no hubo un enfrentamiento y que la policía hizo abandono de persona. Los propios vecinos fueron los que llamaron a la ambulancia", explicó la mujer.

Los policías acusados de haber disparado contra Facundo son Nicolás González Montes de Oca y Mauro Gabriel Díaz Cáceres. La defensa de la querella acusa que Díaz Cáceres está imputado por abuso y exceso policial en otras causas previas.

La familia de Facundo acusa que la fiscal de la causa Adriana Giannoni paraliza la investigación. Los pasos para esclarecer el crimen son tres: determinar la distancia de tiro para saber si fue una ejecución, realizar la prueba Microscopía Electrónica de Barrido en Salta para verificar si los menores dispararon y determinar qué policía efectuó el disparo mortal.