El relator Pablo Giralt tuvo la difícil tarea de comunicar lo sucedido a millones de argentinos en un tenso partido por la clasificación. Y en el momento del gol de Marcos Rojo no pudo contenerse y terminó con algunas lágrimas.

"Nunca hay que darse por vencidos, hay que dejar siempre todo", repitió una y otra vez luego de su efusivo grito de gol.

Para terminar golpeó la mesa con su puño mientras Juan Pablo Varsky comentaba la jugada, y se llevó las manos a los ojos para contener el llanto.

Embed

LEÉ MÁS: Messi: " La camiseta de la Selección está por encima de las boludeces que dicen"

En esta nota