Una de las grandes expectativas políticas de este verano es qué hará la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, respecto a las elecciones: ¿desdoblará o no de las nacionales? En febrero, luego de tener un mano a mano con Mauricio Macri, definirá el destino de las comicios bonaerenses. El PJ-K se manifestó en contra de esta maniobra y anticipó que no la acompañará, mientras que el massismo negocia por el voto con boleta única de papel y autonomías municipales. Días cruciales a la espera de una decisión cuyo impacto, por el peso en el padrón nacional, no sólo impactará en ese territorio, sino que será clave para definir el futuro del país.

El proyecto nació el año pasado, en base a dos iniciativas del Frente Renovador (FR) para desdoblar los comicios municipales y ganar autonomía local e implementar la boleta única en papel (BUP). Por eso, se creó una comisión bicameral encargada de debatir estos temas, a los que el oficialismo sumó el desdoblamiento de elección provincial, algo que perjudicará a uno de dos mandadarios de Cambiemos. Sin embargo, el dictamen que emitirá la comisión no será vinculante, o sea que la decisión dependerá de Vidal.

Por lo bajo, desde el oficialismo reconocieron que la imagen de Mauricio Macri bajó respecto al año pasado y que hoy implica un peligro para la elección, tanto provincial como municipal, ya que tracciona hacia abajo: quita votos. Algo más complejo es lo que ocurre con el Frente para la Victoria que, dependiendo la sección, puede ganar voluntades o perderlas en el juego entre Provincia y Nación.

LEER MÁS: Elecciones 2019: Felipe Solá contra el desdoblamiento en Provincia

José Luis Pallares, vicepresidente de la comisión bicameral que debate estos tres cambios electorales, dijo a El Destape que “la gran mayoría de los intendentes se ven perjudicados con la figura de Macri” pero que en el kirchnerismo la situación es ambigua, porque “en la tercera sección electoral hay muchos arrastres de intendentes hacia la figura de Cristina Kirchner o del FPV, pero no pasa lo mismo en la primera sección electoral donde quizá sea al revés”. Por este motivo, consideró que un desdoblamiento no debería perjudicar demasiado a nadie.

Sobre este tema, aunque en contraposición, el senador bonaerense por Unidad Ciudadana Gervasio Bozzano, marcó que “la postura del PJ es que la Constitución es clara y no permite el desdoblamiento municipal” y sobre el “arrastre” que puede generar el candidato a gobernador o a presidente aseguró que “siempre existe”, aunque advirtió que no es la mayor preocupación. “Hoy nos preocupa que haya una coherencia tanto a nivel municipal como nacional, porque sino son todas políticas municipalistas y tampoco tienen sentido los partidos”, afirmó.

Tras señalar que en el último encuentro de la Bicameral en Azul el oficialismo no era muy optimista de que Macri iba a aceptar el desdoblamiento, Bozzano consideró que de caerse el proyecto “van a dejar la BUP como prueba piloto en algunos municipios que serán del Frente Renovador y de esa forma sellan el acuerdo del año pasado por el presupuesto”.

También los intendentes del PJ se expresaron en contra en la contracumbre de Azul y ayer lo ratificaron en la reunión del Consejo del Partido, en Santa Teresita. El intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, calificó de "estafa electoral" la maniobra oficialista.

Frente a los análisis de un Macri “piantavotos” para los cambiemitas bonaerenses, el oficialista Manuel Mosca, presidente de la Cámara de Diputados provincial y titular de la comisión bicameral, aseguró a este medio: “Los candidatos de Cambiemos, al igual que cada uno de los que formamos parte del equipo de María Eugenia, estamos orgullosos del liderazgo que ejerce el Presidente y estamos convencidos del camino que nos ha marcado para que transitemos, en la búsqueda de sacar a la Argentina de los fracasos recurrentes”.

La hipótesis que maneja el oficialismo es que si se desdoblan los comicios, Vidal, que mantiene una imagen positiva mucho más consolidada que la de Macri, podría evitarse perder los votos que el Presidente espanta, así como impulsar más a ciertos candidatos en intendencias aún no conquistadas por el oficialismo y tener una provincia más amarilla.

LEER MÁS: Empezó el debate en Provincia por el desdoblamiento de elecciones

En el caso de los intendentes, la situación se ve diferente. Julio Zamora, intendente de Tigre por el Frente Renovador, manifestó a este medio su conformidad con el proyecto impulsado por su partido, pero aseguró que “Vidal está hablando de autonomías municipales solamente por un tema electoral, que es desdoblarse de Macri y no verse afectada por su mala imagen y poca intención de voto”, por lo que no consideró “suficiente” esta medida para lograr el objetivo inicial, que era el del debate plenamente local en época electoral.

Más allá de la conformación de una comisión bicameral, “la decisión es eminentemente política y tiene que ver con la agenda que tengan el Presidente y la Gobernadora y seguimos dependiendo de eso”, dijo Pallares a El Destape.

Será María Eugenia Vidal, con el aval de Macri, quien firme el decreto para desdoblar las elecciones. Una vez ocurrido eso - si es que ocurre -, la Legislatura bonaerense deberá “modificar dos leyes: la 14.086, de las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO), que hay que suspender por única vez o modificarla; y la 9.105, del Código Electoral, para modificar la forma de votación e incluir la boleta única en papel”, indicó el senador bonaerense del FR.

Respecto al futuro de las PASO, que algunos no descartan en que se suprima por única vez, Bozzano se mostró en contra y defendió este instrumento. “Es una herramienta que ayuda a la oposición a dirimir sus internas y podríamos usarla porque nos ordena en los municipios donde estamos avanzando con el Frente Renovador o espacios que vienen de ahí”, detalló.

La definición llegará recién en febrero, tiempo que pidieron los propios Macri y Vidal a sus tropas para debatir y poner en balanza las ventajas y desventajas de un desdoblamiento. Dentro de los argumentos por la negativa está el hecho de que el Presidente podría perder los votos de la provincia. “Es una decisión que va a venir de arriba hacia abajo y no creo que el Presidente de la Nación tenga muchas ganas, porque en la boleta que vaya arrastra hacia abajo y necesita dirigentes que le sumen”, analizó Pallares.

En tanto, desde la tercera sección electoral de Cambiemos se mostraron cautelosos y “expectantes” a la espera de que “Vidal y Macri se reúnan en febrero”. En ese sentido, aseguraron a El Destape: “Hay posturas a favor y en contra, pero en los municipios donde tenemos intendentes las encuestas dan muy bien, por lo que tienen posibilidad de reelegir por la gestión que han hecho, independientemente del desdoblamiento o no”.

Mosca aseguró que, independientemente del impacto que tendrá el cambio bonaerense -de concretarse- a nivel nacional, el desdoblamiento permitiría el “fortalecimiento del debate de la provincia” para “visibilizar mejor las problemáticas, las propuestas y las soluciones” encontradas “en estos tres años de gestión junto a María Eugenia Vidal”.