El ex embajador argentino ante el Vaticano Eduardo Valdés quedó en medio de una operación de prensa del Grupo Clarín que lo menciona como el intermediario entre presos que, según el matutino, orquestaron la denuncia por extorsión contra el fiscal Carlos Stornelli. En una entrevista con El Destape Radio, Valdés explicó que en las conversaciones privadas que menciona Clarín no hablaba de la acusación contra Stornelli.

En la nota del matutino, el oficialista Nicolas Wiñazki afirma que "presos K armaron la denuncia contra Stornelli" y basa parte de la acusación en una conversación que Valdés tuvo con el ex secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi el 17 y 18 de enero, cuando mencionaban a Stornelli. "Va a haber novedades, quedate tranquilo… Operativo 'Puff'… Bonadio y Stornelli 'Puff'", escribió Wiñazki.

En el programa Navarro 2019, Valdés explicó que la afirmación hacía referencia a otra causa y a una nota del diario La Nación: "El 18 de enero hablé con Schiavi y efectivamente hablé de Stornelli y dije ´puff´, pero yo cada vez que a Stornelli se le cae algo digo ´puff´. Hable aquella vez respecto a una nota de Carlos Pagni que escribe en la Naciòn –una valiente y asquerosa nota de opinión- digo que es valiente, porque lo que escribe es que Stornelli utiliza a Blanco Villegas, el abogado de Stiuso, para que Campillo [ex ministro de Hacienda de Santa Cruz], antes de ser nombrado imputado colaborador, mencione a Isidro Bounine, el secretario de Cristina Kirchner, con el fin de detenerlo y presionarlo para que hable".

Embed

Luego Valdés reveló que mantuvo otra conversación con Schiavi: "El día 2 de febrero hablé de la denuncia de Dolores: la acusación fue presentada el 27 de enero en Dolores –ellos quieren sacar la denuncia del juez de Dolores- porque el cohecho se produjo en Pinamar, donde Stornelli pasaba sus vacaciones en la casa alquilada a Héctor Colella. Los 300.000 dólares que hablan en un audio eran porque Stornelli le quería comprar la casa a Colella. El 1 de febrero y 2 de febrero, la causa era pública y comenté que se presentó la denuncia con Schiavi”.

Acerca de los motivos que lo llevaron a visitar y llamar a los presos, Valdés explicó: "Tengo la obligación moral de ir a verlos, porque me siento mucho mejor si los veo". El ex funcionario además reveló que siempre le cuentan los presos "que deambulan emisarios de Stornelli que intentan convencer para que se arrepientan a los detenidos que van llegando al penal".

Sobre las escuchas, Valdés alertó: "Escuchan de manera ilegal a los presos en sus conversaciones íntimas con sus familiares para conocer sus debilidades y luego presionarlos para que se arrepientan como hacía el cura Von Wernich en la dictadura".

clarin tapa.jpg