El desmantelamiento de Télam continúa y es cada vez peor. Según denuncian los trabajadores y trabajadoras, el directorio de la agencia pública de noticias discontinuará el área de radio en vivo “dado que tiene un bajo nivel de aceptación en los clientes de la agencia”, y prevén que Télam Radio dejará de existir por completo dentro de poco.

Durante la semana, los estudios radiales fueron completamente vaciados, y el personal de Télam no tiene en claro cómo continuará produciéndose el servicio radial si no se cuenta con la infraestructura necesaria para hacerlo.

Según contó a El Destape la trabajadora de Télam Lucía Ríos, las irregularidades en cuanto al manejo de Télam Radio comenzaron al asumir la gestión de Cambiemos. Además de la "precarización" a la que se sometió al personal al cambiarlos de horario o de área, se suprimió la radio en vivo y se pasó a producir sólo contenido grabado (podcasts). En ese momento, la empresa produjo informes internos en los que aseguraba que los productos radiales eran de los más exitosos de la agencia entre sus medios abonados.

“La realidad es que ellos o nos mintieron con el análisis que hicieron sobre nuestro trabajo y cómo estaba funcionando, o es que ponen una excusa para seguir callando espacios y voces”, remarcó la periodista.

Ríos trabajó durante siete años en la radio de Télam y fue trasladada a la redacción un mes antes de los despidos masivos del año pasado, en los que también fue desvinculada. Luego, se la reincorporó junto a una parte de sus compañeros y compañeras. En los últimos días se percató de que ninguno de los contenidos que ella produjo están disponibles en la web. Incluso, “pueden haberse perdido los originales” en el desmantelamiento de los estudios.

Los trabajadores y trabajadoras esperan que, al menos, se continúe dando el servicio de boletines informativos, los cuales tienen una particular importancia ya que son utilizados por radios autogestivas o comunitarias de distintas provincias para tener contenido de calidad y así poder sostener el servicio que brindan a la comunidad.

El problema es que, justamente, esos boletines “se nutrían de lo que sucedía en la radio en vivo y, luego, de los podcasts”, con las numerosas entrevistas que solían hacerse a distintas figuras del ámbito social y político y que tenían un enfoque orientado a la “identidad de cada región”, remarcó la trabajadora. De esta forma, se deja a las radios pequeñas del interior del país sin la posibilidad de contar con estos contenidos.

“No van a reconocer de ninguna manera su fracaso, porque entienden que no hay otro camino, que es el camino correcto. En tanto, desde una falsa mirada plural, de todas las voces, enmascaran la idea de formatear un servicio oficialista en el año electoral: Otro modo de bastardear al periodismo”, cuestionó la Comisión Gremial Interna de Télam en un duro comunicado.