omo parte de su Gira de Vacaciones de Invierno, que los llevará por Mar del Plata, Necochea, La Plata y Buenos Aires, Faina y Escobi Yon aterrizan en la Avenida Corrientes por tres únicas funciones. Valiéndose de elementos cotidianos y otros de su propia creación, Faina y Escobi Yon exponen, en esta oportunidad, una conjunción de episodios delirantes pero cuidadosamente estudiados, en los que el público es partenaire y cómplice a la vez. El humor se manifiesta en distintas sintonías, explotando al máximo una amplia variedad de ingeniosos recursos y personajes. Malabares, música, tecnología y un singular sentido del humor se fusionan en un show potente, capaz de provocar asombro, ternura y risa, todo al mismo tiempo.

-Llegan a la calle Corrientes, escenario de teatro y espectáculos de múltiples variedades ¿Cómo es el show que proponen ustedes? ¿Qué participación tiene el público?

Escobi: Sí, es nuestra primera vez en calle Corrientes y estamos muy entusiasmados. Intentamos generar un humor propio basado en lo absurdo, que sea lo más universal posible y que llegue a cualquier persona sin importar su edad o su cultura.

Faina: Es un show excéntrico, nos encanta partir de lo cotidiano y que la situación cómica derive hacia lo inesperado conducido por chirimbolos estrambóticos que fabricamos nosotros mismos.

Escobi: La participación del público es uno de los ejes fundamentales del espectáculo. Actuamos directamente hacia y en relación constante con el público, considerándolo un personaje más en la escena. Su constante respuesta y propuesta va marcando el ritmo del show.

-¿Hasta donde un show de payasos logra llevar al espectador a su niñez?

-Faina: Hasta donde nosotros estamos!!! A veces somos niños pero también viejos o señoras! La risa no tiene edad.

-Escobi: Creo que el payaso es un "estado" en el que uno se deshace de prejuicios, y se libera al juego y la improvisación sin reprimirse (obviamente que en la búsqueda artística uno luego va acotando, recortando y poniendo ciertos límites). Y los niños tiene eso. Casi podríamos decir que los niños son payasos por definición. Imagino que en algunos momentos en los que el espectador se identifica con nosotros, debe sentirse entonces un poco niño (si no lo es ya).

-¿Cuándo fue la primera vez que los hizo reír un payaso o un clown? ¿Cómo recuerdan ese instante?

-Escobi: Recuerdo que tendría 7 u 8 años cuando mi madre me llevó a ver una película de Buster Keaton. Creo que fue una de las primeras veces que lloré de la risa. Lo recuerdo como un estado de felicidad distinto al que conocía, algo que jamás había experimentado. Años mas tarde intenté encontrar ese mismo estado en la misma película, pero, si bien la disfruté mucho, ya no fue lo mismo.

-Faina: En San Clemente, en una plaza que siempre estaba desierta y que visitaba desde mi niñez. Un día atravesé esa loma que subía para siempre encontrar los mismos juegos vacíos... y estaba lleno de gente! Aplaudían y reían, recuerdo el olor a kerosene quemado de las antorchas del malabarista - que fue luego mi maestro - . Esa transformación, de un espacio muerto a algo tan vital, me cambió la vida.

-En las últimas semanas se instaló una polémica, en la ciudad de Buenos Aires, acerca de los artistas callejeros, con motivo de una propuesta de reforma al código contravencional que podría auspiciar el gobierno porteño ¿Cuál es la valoración que ustedes hacen del arte en la calle, a partir de la experiencia propia?

-Faina: Nuestras primeras experiencias han sido en la calle y es algo inigualable, la experiencia artística y de vida que podés encontrar es muy valiosa. Los juglares en las plazas, que se hicieron para el pueblo, van a seguir estando siempre. Ladren lo que ladren los demás.

-Escobi: Concuerdo y creo que, más allá de la atmósfera única que se genera, la calle es el escenario más accesible que existe, tanto para el que se expresa como para el espectador. Como fuente de trabajo para los artistas y como aporte cultural para la comunidad, el Estado, contrariamente a lo que está ocurriendo, debería apoyarlo.

-Dicen que el humor es curativo (podría tomarse como ejemplo el trabajo que realizan los payamédicos) ¿es así?

-Escobi: Más que curativo te diría terapéutico. Y más que terapéutico paliativo te diría, Y te diría más que paliativo, curativo. ¿Cuál era tu pregunta? No sé si cura, pero creo que genera un estado de placer que ayuda a transitar cualquier malestar.

-Faina: No sé, el payaso no se ríe. Es el que hace reír, es el músico que no baila. Nuestra función es estar ahí, haciendo el mejor esfuerzo para hacer que los demás puedan conectarse con el placer de reír en familia por tonterías, y creo que este show cumple con eso. La risa del adulto es mirada por el niño como un exabrupto, un evento aislado y desconocido. Lamentablemente los adultos nos reímos poco y así vamos enfadando la vida.

-Ustedes trabajan durante la temporada de verano en Necochea, ese es su lugar ¿Qué fue lo más curioso y/o divertido que les pasó en estos años de hacer reír?

-Faina: Necochea es una ciudad maravillosa a la que invitamos conocer, realmente el que la visita se enamora y así nos pasó a nosotros. Hemos hecho función en todos lados: plazas, peatonales, parques, escollera, festivales, teatros y hasta cumplido el sueño de nuestra propia carpa!. Somos payasos todo terreno.

-Escobi: Y cada función que hacemos es curiosa y divertida en sí misma, incluso para nosotros, lo que hace que ninguna sea igual a otra. Algo que sucedía en un comienzo era que muchos adultos traían a sus hijos o nietos como excusa para venir ellos. Después se corrió la bola de que la cosa era para todo el mundo y se animaron a venir solos. Conseguir que niños, adolescentes, adultos y ancianos se rían juntos de lo mismo, es un logro que nos llena de satisfacción. Y esperamos que se dé ahora en Capital en estas pocas funciones que vamos a hacer.

Faina y Escobi Yon presentan "APARATOS". Show de humor, circo y tecnología para toda la famila. Vacaciones de invierno 2018: Únicas tres funciones: Domingo 22, Lunes 23 y Martes 24 de Julio, 17 hs. AUDITORIO LOSADA, Av. Corrientes 1551, CABA