El Gobierno nacional lleva adelante un brutal plan de ajuste que impacta directamente a las universidades nacionales y pone en riesgo la continuidad de las clases. Frente a esta situación, la comunidad educativa y las confederaciones se harán presentes en el Congreso para asistir a una audiencia con diputados y exponer la grave situación de las universidades públicas. Además, advirtieron de un posible recorte del 10% en términos nominales para el presupuesto universitario para el 2019.

La marcha está convocada para las 12 y adhieren todas las federaciones docentes, la Conadu Histórica, la Conadu, docentes de la Ciudad de Buenos Aires, centros de estudiantes y todo el movimiento estudiantil “en defensa de la universidad pública y de la ciencia”.

De lo que va del año, el Gobierno nacional ejecutó menos de la mitad del presupuesto universitario y recortó 3 mil millones en partidas que iban dirigidas a obras de infraestructura. En el caso de la UBA, los recursos llegan pero desde la Universidad temen que en el mediano plazo haya un retraso en el envío de partidas. A esto se suma, que la Facultad de Exactas ubicada en Ciudad Universitaria hace más de 130 días no tiene gas y en la Universidad Nacional Arturo Jauretche no saben si podrán continuar con las clases después de octubre.

UNAJ.jpg

“Queremos visibilizar la situación que hoy en día atraviesa la ciencia y la educación universitaria en el país. Hay un recorte del presupuesto y una subejecución muy grande. Conicet recibió la mitad de lo que habían recibido el año pasado, se registra menos en términos absolutos”, denunció el presidente del Centro de Estudiantes en Exactas, Lucas Tavolaro, en diálogo con El Destape y contó que “el Gobierno decide mandar el dinero para que no protesten pero la situación es crítica en todas las universidades”.

"En la Facultad hace más de 130 días que no hay gas"

Apuntó que en la Facultad “hace más de 130 días que no hay gas” y advirtió que “la semana pasada el decano anunció que la Exactas está en crisis y no hay disposición del Gobierno para resolver el problema y mucho menos de Metrogas”. Esta situación afecta a los estudiantes ya que la Facultad “cuenta con laboratorios de enseñanza, comedor, jardines de infantes, entonces, se vuelve una situación precaria todo esto”.

Unos 20 mil estudiantes de la UNAJ no saben si tendrán clases a partir de octubre

La situación se agrava en las universidades del Conurbano y en el resto de las provincias, donde el recorte presupuestario pone en jaque la continuidad de las clases. Esta semana, la UNAJ convocó a un abrazo solidario en la puerta de la Universidad debido a que los 20 mil alumnos que concurren a la casa de altos estudios no saben si podrán continuar con sus estudios después de octubre.

UNAJ.jpeg

Frente al reclamo de la comunidad educativa de que el Ejecutivo nacional aumente las partidas presupuestarias hasta un 25% para subsistir, desde el Gobierno nacional solo ofrecieron un 15% para todo el año. “La propuesta es inadmisible. No se puede aceptar”, sentenció el secretario general de ADEI UNAJ, Esteban Secondi.

En la Jauretche, 140 docentes no cobraron el segundo cuatrimestre de 2017 mientras que casi 300 docentes no cobraron el curso de preparación universitaria. Además, no se efectivizaron los contratos acordados con la SPU para medicina y trabajo social que permitiría financiar los cargos y gastos de ambas carreras y se paralizó la obra del polo de desarrollo local y regional UNAJ por falta de aportes del gobierno nacional.