Las borracheras son parte de la vida cotidiana de muchos estudiantes universitarios alrededor del mundo: después de todo, ¿qué mal puede hacer un fin de semana de fiesta? Al parecer, la Universidad de Kunming, en Yunnan, China, no está de acuerdo. Cansados de que sus alumnos tomen demasiado alcohol, anunciaron que impondrán una curiosa pena a quienes se emborrachen.

Según indicaron, cualquier estudiante que sea sorprendido borracho será fotografiado, y luego les enviarán las humillantes fotos impresas a sus propios padres para que aprecien el estado de sus hijos. Además, junto a las imágenes, la universidad recibirá a los padres para insistirles que presten más atención en la crianza de los chicos.

El año pasado, esta casa de altos estudios enfocada al arte ya había intentado. No es la primera vez que esta universidad especializada en Artes ya se había puesto en campaña para eliminar el hábito de la bebida entre sus alumnos: un grupo de profesores se plantó frente a los bares cercanos al campus con un megáfono instó a los alumnos a regresar temprano a sus dormitorios, según contaron los estudiantes.

LEÉ MÁS: ¿ESTE ELEFANTE ESTÁ FUMANDO? TODO TIENE UNA EXPLICACIÓN

En esta nota