El Gobierno de Mendoza, que conduce el radical macrista Alfredo Cornejo, adelantó que adherirá al nuevo Reglamento General para el Empleo de Armas de Fuego que impuso Patricia Bullrich para legalizar el gatillo fácil.

Mientras que las provincias Santa Fe y Misiones declararon su rechazo, el gobernador mendocino aseguró que la medida tendrá que ir de la mano de "una fuerte capacitación policial en los centros de formación para no correr riesgos de que mueran personas inocentes”, pero se mostró abierto a su implementación.

"Me parece bien que se los cubra legalmente, pero paralelamente a eso hay que hacer formación policial, lo estamos haciendo en Mendoza", aseguró, según resaltó Clarín.

De esta forma, Mendoza se convirtió en la primera provincia en sumarse a la medida de Bullrich, ya que en la Ciudad de Buenos Aires, el juez Roberto Gallardo la declaró inconstitucional.