La petrolera Axion Energy aumentó el pasado sábado un 8 por ciento el valor de los combustibles y desató una reacción en cadena que se verá reflejada en el precio del resto de las compañías en los próximos días.

El aumento va en línea con la suba de la cotización internacional del petróleo, a la que quedó atado directamente el valor de los combustibles debido a la liberalización del mercado por parte del Gobierno, y la cada vez más crítica devaluación del peso.

Si bien se esperaban subas en torno al 4 por ciento, el desastre financiero provocado por Mauricio Macri y sus ministros amplió la brecha. Axion incrementó el precio de la nafta súper un 8,8 por ciento, mientras que la premium subió un 7,6.

A partir de este caso se esperan alzas similares en los valores de otras compañías, como YPF y Shell, a partir del próximo lunes.

De esta forma, la suba en el precio de la nafta alcanzaría ya un 20% en menos de un mes.