A horas de conocerse la sentencia de segunda instancia contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, más de 50.000 personas se movilizaron en Porto Alegre para denunciar la maniobra judicial que busca impedir la candidatura de Lula para las próximas elecciones presidenciales.

A pesar de la fuerte militarización de la ciudad, gran cantidad de organizaciones han expresado su apoyo al derecho de Lula de ser candidato. Representantes sindicales, profesionales y referentes de la cultura junto al movimiento campesino, estudiantil y feminista brasileño se dieron cita en Porto Alegre para participar de múltiples actividades y de la Gran Marcha que culminó con la presencia de Lula en el centro de la capital del estado sureño.

lula brasil.jpg

Como parte de las delegaciones internacionales que viajaron a expresar su apoyo, Fernando Rey, referente de Patria Grande (Argentina) declaró: "Este intento de enjuiciamiento de Lula para no permitir su candidatura es una acción que pretende consolidar la ofensiva neoliberal en la región y perjudica al conjunto de pueblos de Latinoamérica”. “Defender a Lula hoy es defender la democracia, es también defender el derecho a una vida digna y organizarse para construir un proyecto popular y de justicia social en Brasil y todo el continente", continuó.

dilma.jpg

“Estamos frente a una sentencia que puede alterar el mapa político de la región. Quedó demostrado que el Poder Judicial actuó de manera parcial respondiendo a las demandas de los sectores conservadores junto a los grandes medios de comunicación”.

El gobierno de Michel Temer enfrenta una profunda crisis política y social de difícil resolución ya que todas las encuestas posicionan a Lula como el candidato preferido para la presidencia. Rey declaró frente a la situación de Brasil hoy: “Las políticas antipopulares del gobierno golpista de Temer han encontrado una fuerte resistencia en las calles por parte de grandes sectores de la población y de los movimientos populares”.

Por Fernando Rey | Referente Patria Grande