Desde que estalló el escándalo de la familia Triaca,que no solo llenó un sindicato que intervino con familiares y conocidos, sino que además explotó y negreó a su empleada, el grupo Clarín evitó poner el tema en tapa en versión de papel e incluso, escondió las notas relacionadas al hecho en su página web.

Pese a este fuerte intento por blindar al ministro de Trabajo, terminó siendo una de las empresas del multigrupo de Héctor Magnetto la que delató las mentiras de los hermanos.

Como pudo revelar OPI Santa Cruz, Sandra Heredia trabajaba para los Triaca desde antes de la fecha que los hermanos aseguran que la contrataron (octubre de 2015).

LEÉ MÁS: Cortocircuito familiar: la hermana de Triaca designada en el Banco Nación dice que Heredia "nunca trabajó" con ellos

El dato pudo ser confirmado por Cablevisión/Fibertel, la compañía del Grupo Clarín que provee servicio de internet, que en 2013 le envió a la empleada una factura por el servicio de la quinta a su nombre.

Embed

Como se puede ver en el papel, Sandra Heredia residía por lo menos hace cinco años en Panamericana 4079, Boulogne, donde está ubicada la quinta familiar de los Triaca. La dirección además condice con un recibo de sueldo que salió a la luz este miércoles y cuyo remitente es Carlos Leonardo Triaca, empleador formal de Heredia, aunque todo indica que el vínculo lo tenía con toda la familia.

LEÉ MÁS: Efecto Triaca: aumentó el empleo no registrado en el país

Embed

De esta manera, queda comprobado que Jorge Triaca, ministro de Trabajo, tenía a Sandra Heredia como su empleada, al menos, desde 2013, dos años antes de que los Triaca la inscribieran como "casera" ante el Estado.

La familia Triaca fue cambiando de versión respecto del vínculo. El abogado que representa a Mariana y Jorge Triaca le enviaron una carta documento a su ex empleada negando ese vínculo laboral, pese a que el propio Jorge Triaca, en una entrevista televisiva, la hizo famosa y la presentó como alguien que "hace todo" en su quinta familiar de Boulogne. Carlos, por su parte, dijo que la mujer era exclusivamente su empleada y que la echaron por "problemas psicológicos". Sin embargo, el ministro reconoció el nombramiento en el SOMU porque era una persona "leal" y de "confianza".

En esta nota