La sede de la planta ensambladora de zapatillas deportivas Paquetá que se encuentra en la ciudad de Chivilcoy confirmó que el próximo 31 de diciembre cerrará sus puertas y cerca de 600 empleados se quedan sin su fuente de trabajo.

Tras doce años funcionando en la localidad bonaerense, la empresa que produce calzado para Adidas, argumentó que debido a la acumulación de stock por la caída de ventas en el mercado interno y a la falta de inversiones para la producción, debió realizar un cronograma de suspensiones y retiros voluntarios.

Luego de semanas de incertidumbre y shock, el martes se llevó a cabo una nueva audiencia que convocó a autoridades de los ministerios provinciales de Producción y Trabajo, representantes de la fábrica, dirigentes gremiales y delegados.

LEER MÁS: Gremios del transporte convocaron a un paro

Según informó el diario La Razón de Chivilcoy, tras el encuentro se conoció que 178 personas ya no pertenecen a la firma de capitales brasileros, mientras que los 412 restantes deberán esperar a que se levante la conciliación obligatoria.

La medida impacta fuerte en la localidad de 60 mil habitantes, ya que se trata de la segunda fuente laboral después del municipio.

Hoy la empresa afronta un escenario negativo que también abarca a otros referentes. La importación de calzados creció un 45% en los últimos dos años, pero el sector más afectado fue el deportivo, ya que el ingreso de productos terminados o semi-terminados desde Brasil aumentó un 116% en ese período, según un informe privado.

En la Argentina existen alrededor de 1.500 empresas dedicadas al calzado y emplean a unas 65 mil personas que atraviesan una crítica situación por la caída del consumo y la suba de importaciones.