Una turista intentó sacarse la típica foto junto al mar paradisíaco durante sus vacaciones en Honduras, pero no contó con la fuerza que tenía el agua ese día. Si bien tenía todo listo, con su amiga preparada en un lugar estratégico para conseguir la imagen perfecta, todo salió mal.

Mientras posaba subida a una escalera próxima a las rocas, con el océano de fondo, una enorme ola arruinó todo: la tapó por completo e incluso la hizo caer al agua.

Embed

Afortunadamente, la chica está bien y sólo sufrió unos raspones, aunque definitivamente aprendió la lección: no sacarse fotos demasiado cerca del agua cuando el mar está picado y hay nubes de tormenta a lo lejos.

LEÉ MÁS: ¡SALUD! VECINOS RECAUDAN UN MILLÓN DE PESOS Y SALVAN UN BAR HISTÓRICO

En esta nota