Tras el revuelo que provocaron las denuncias de la trabajadora sexual Natacha Jaitt que involucraba a varios periodistas, la fiscal de la investigación por los casos de abuso en Independiente, María Soledad Garibaldi indicó que un testigo de identidad reservada corroboró los datos que había aportado la mediática cuando declaró durante casi siete horas en la fiscalía.

"Recibimos una testimonial bajo reserva de identidad que corrobora uno de los datos que brindó Jaitt a base de los chats", explicó Garibaldi al canal TN y adelantó que en las próximas horas podría haber más personas detenidas.

LEÉ MÁS: Abusos en Independiente: Oyarbide rompió el silencio y habló de las acusaciones de Cantero

En ese sentido, explicó que durante su presentación ante la justicia "Jaitt aportó capturas de pantalla y remitió por mail otras pruebas documentales" y sostuvo que “son chats que podrían tener o no información relevante para la causa”.

“Si tenemos un chat con ese usuario tenemos que contactarlo. Es un trabajo de peritos informáticos. Tenemos que tratar de corroborar todo", enfatizó Garibaldi.

Y aclaró: "Jaitt declaró. Es una testigo más. Se ven los datos que aportan y a partir de ahí la fiscalía intenta corroborar para formar un plexo probatorio con criterio objetivo".

LEÉ MÁS: Independiente: según Natacha Jaitt se llevaron pruebas en el allanamiento a su casa

Asimismo, la fiscal evitó “profundizar” si hay famosos involucrados en la red de abusos de menores al reparar que “puede haber famosos mencionados como testigos y no como imputados. Lo que hay son personas mencionadas".

En cuanto la investigación, Garibaldi está a la espera de que el titular del Juzgado de Garantías N° 9, juez Luis Carsoglio, decida dar curso o no al pedido elevado por la fiscalía de dictar “prisión preventiva para cinco de los detenidos".

Hasta el momento, los detenidos son Martín Bustos, el relacionista público Leandro Cohen Arazi, el organizador de torneos de fútbol Alejandro Dal Cin, los representantes de futbolistas Juan Manuel Díaz Vallone y Alberto Ponte, y el estudiante Silvio Fleyta