No hay nada más fuerte que el amor entre una madre y un hijo. Así lo demostró este rinoceronte bebé que se mostró muy defensivo y protector de su mamá lastimada, a la que unos rescatistas estaban intentando curar.

En el video se puede ver que la hembra estaba muy dañada: le faltaba su cuerno y tenía una herida en su pata, que los cuidadores estaban limpiando al tiempo que el pequeño rinoceronte se abalanzaba sobre ellos cada vez que creía que se estaban acercando demasiado.

Embed

Según se observa en la grabación, los rescatistas son parte del servicio veterinario de vida salvaje Kifaru, de Kwazulu-Natal, Sudáfrica. Según trascendió, intentaban curar un dedo dislocado de la rinoceronte, pero el bebé, furioso, pensaba que ellos la estaban lastimando más.

LEÉ MÁS: LA TIERNA AMISTAD ENTRE UN PERRO Y UN GATO

En esta nota