Un sargento de Salta fue imputado por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público por viralizar las fotos a sus contactos de un femicidio.

Un mes después del crimen de Jéssica González, una estudiante de abogacía raptada y asesinada el 21 de septiembre, un policía de Salta fue imputado por fotografiar la escena del femicidio y difundirlas.

El sargento Gustavo Federico Sajama quedó bajo el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público, luego de tomar fotos de la escena del crimen y enviarlas a contactos de WhatsApp.