Un ciervo se perdió por el barrio y terminó en el patio de un hombre que salió a su encuentro. Y, a pesar de que pensó que el animal huiría al verlo acercarse, no tardó mucho en sentirse como en casa.

El hombre salió a su patio trasero cubierto de nievo por el temporal y, al sorprenderse del tierno intruso, comenzó a filmar el encuentro. No imaginaba que el ciervo tendría tanta confianza en su compañía y se acurrucaría al instante sobre él.

¡Mirá el video de esta hermosa amistad!

Embed

En esta nota