Las mesas de Mirtha Legrand suelen generar confesiones importantes de parte de los invitados. Tal es el caso de uno de los comensales del pasado sábado por la noche, quien admitió tener empleados en negro en sus negocios.

Fue el cocinero Donato de Santis, quien se quejó de los gremios argentinos por defender los derechos de los trabajadores que él empleó en negro, según admitió.

"Acabo de resucitar de una gran estafa de un empleado que trabajó con nosotros 'saltuariamente', obviamente en una forma no legal", se quejó el chef a la vez que dejó en claro que negreó al trabajador.

Embed

Y amplió: "Trabajo 'saltuariamente', pero fue un juicio millonario y eso te corta totalmente las piernas"

El cocinero italiano reveló además que pagó alrededor de un un millón y medio de pesos para resarcir al denunciante.