El secretario de Empleo, Miguel Ángel Ponte, aseguró que "gran parte de la desocupación es insoluble" y culpabilizó a los inmigrantes de aumentarla.

El funcionario de Cambiemos lanzó esas declaraciones en una exposición ante los socios del Rotary Club que fue replicada por la periodista Analía Argento, en Infobae.

En el encuentro, Ponté reveló los cuestionamientos de un sindicato por la creciente contratación de empleados venezolanos y colombianos en el país y señaló que ya son 70 mil los trabajadores venezolanos, 1% de la ocupación local.

En ese sentido apuntó: "No es que estén en negro, puede haber como entre los argentinos, pero muchísima gente que está en blanco. Tienen una actitud laboral distinta que ojalá ayude a que alguna parte de la población argentina entienda qué es lo que espera el mundo productivo para abrir las puertas al trabajo".

"Gran parte de la desocupación es insoluble porque lo que se va logrando aumentar, que es bastante poco, se incrementa con el fenómeno inmigratorio", remató.

Asimismo, sobre el cierre de la charla, el funcionario cometió un sincericidio al sostener que "la fiebre no baja", en referencia a la economía. "La desocupación es una realidad que depende del funcionamiento de la economía. Entonces, si por más esfuerzo que esté haciendo el Gobierno no se logra hacer sana la economía, a un cuerpo enfermo no se le puede decir: no tenga fiebre", concluyó.

En esta nota