El Ministerio de Trabajodecidió quitarle el aporte solidario de los trabajadores no afiliados al gremio de La Bancaria, a partir de la prolongación de las negociaciones paritariasentre las entidades financieras y el gremio que conduce Sergio Palazzo.

La medida afecta el financiamiento de uno de los gremios más opositores del Gobierno, y llega en medio del escándalo que envuelve al titular de la cartera laboral por la designación de allegados en la intervención del SOMU, gremio al que prometieron sanear.

A partir de la Resolución 2/2018, publicada este viernes en el Boletín Oficial, se determinó que no corresponde continuar reteniendo la “cuota de solidaridad” a los trabajadores no afiliados a la entidad sindical firmante.

En los considerandos, el Ministerio sostuvo que "plantear que el aporte solidario pactado en los acuerdos paritarios mencionados ut supra mantienen su vigencia, luego de operado el vencimiento de los mismos por los cuales se pactó, haría que la contribución solidaria deje de ser una justa compensación por los trabajos de gestión efectuados a favor de los trabajadores no afiliados, por parte de la entidad gremial, para transformarse en una suerte de afiliación compulsiva o compulsión a la afiliación".

Se trata de un aporte al gremio bancario del 1% de los salarios de los trabajadores, independientemente de que estén o no afiliados al gremio. En paralelo, sigue sin definirse la paritaria a partir de que las entidades financieras ofrecen solo un 9% de aumento, 6 puntos menos que la ya poco creíble pauta salarial del Gobierno nacional, de 15%.