El presidente Mauricio Macri volvió luego de su extenso descanso vacacional y ya estrenó el año con una nueva puesta en escena en el Mercado Central.

LEÉ MÁS:El insólito incidente que sufrió el Papa con un caballo en Chile

Antes de su llegada, cerraron el edificio al público y posicionaron a dirigentes del PRO, como puesteros para saludarlo.

Embed

Segundos después, Macri ingresó, mientras sus militantes sonreían enfáticamente por estar dándole la mano. Inmediatamente, se acercó a un puesto de uvas y agarró una. Según aseguran en las redes, las llamó "cerezas", lo que causó la risa de los presentes.

Embed

Embed