Luego de perder más de U$S 20.000 millones, el titular del fondo de los jubilados renunció a su cargo, que se mantiene vacante hace dos meses. Desde entonces los exfuncionarios fueron contratados como asesores externos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, que formalmente lo administra el secretario general de ANSES, Alejo Maxit.

El organismo previsional formalizó la distribución de roles para que el funcionario oficie de responsable del FGS, mediante la resolución 2018-148 del 17 de septiembre. En su artículo primero se le delegó a Maxit la administración del Fondo y aclaró que mantendrá también “la competencia propia de la Secretaría General”.

Sin una mención explícita, el tercer artículo de la normativa interna delega esta reponsabilidad en la Dirección General Argenta en caso de ausencia de Maxit. Esto fue necesario para cubrirlo ante las breves vacaciones que se tomó la semana pasada, según recopiló El Destape. Maxit es el primo del “Señor Mario”, como figura mencionado en los cuadernos de Oscar Centeno el entonces director comercial de la sucursal argentina de Isolux-Corsan.

Pese a todo, ya tenía delegada la titularidad del fondo de los jubilados desde el 3 de julio, sospechosamente pocas semanas antes de que Juan Martín Monge Varela fuera despedido de la Subdirección Ejecutiva de Operaciones del FGS junto con los tres directores que lo secundaban. En la Resolución 2018-103, a la que también accedió este medio, indicaba que él respondería por las acciones de la segunda mayor caja del país en caso de que se ausenten el titular y el resto de los responsables; es decir, cuatro personas, una decisión inédita que precisa que el Gobierno ya había decidido la salida de los cuatro ejecutivos un mes antes. Todos estos movimientos llamativos redundaron en gigantezcas pérdidas en el patrimonio neto que debían administrar.

Fue el 31 de julio la fecha en que presentaron su renuncia Monge Varela y sus directores. Los exfuncionarios aún trabajan como asesores de sus áreas respectivas, pudo confirmar El Destape, pero en una modalidad ad-honorem, precisaron fuentes de ANSES. Desde entonces, el organismo previsional intentó encontrar sus reemplazos, pero no se cruzó con candidatos dispuestos a ocupar esas sillas, por las consecuencias penales que tuvieron las acciones de los predecesores.

El primero en ocupar la Subdirección del FGS, Luis María Blaquier, negoció en secreto el memorando con Qatar, de contenido netamente ilegal e imposible de aplicar por la legislación argentina. Luego de que fuera revelado por este medio, la fiscal Paloma Ochoa y el juez Daniel Rafecas cancelaron su implementación.

Además, Blaquier está imputado por la venta del 11,85% de las acciones de Petrobras a Pampa Energía a un precio desfavorable. La causa está en manos del juez Claudio Bonadio, quien citó a declaración indagatoria a los investigados, incluido el director ejecutivo de ANSES, Emilio Basavilbaso.

Monge Varela se retiró del fondo de los jubilados el último día que vencía el plan de retiro voluntario para el Gobierno Nacional. De acuerdo a fuentes cercanas, fue echado por no estar dispuesto a ponerle el sello a la venta de activos impuesta por el FMI, que va en la línea con los planes futuros de Cambiemos con el FGS.

El exfuncionario deberá responder por las pérdidas que generó en el patrimonio del Fondo, ya que en los primeros ocho meses de este año dilapidó con sus decisiones de inversión cerca de U$S 22.089 millones, con lo que quedaron U$S 41.944 millones al 31 de agosto, de acuerdo a las proyecciones por la mega-devaluación de la diputada nacional Luana Volnovich. La legisladora denunció a Basavilbaso y Monge Varela ante la UFISES, la fiscalía especializada en seguridad social que deberá sumar información propia para presentar en los tribunales federales de Comodoro Py.

Desde la oficina del titular de ANSES respondieron a El Destape que se trata de “la pérdida de valor en dólares de un fondo que no tiene por normativa cómo neutralizar una devaluación”. “No hubo acción ni omisión de Basavilbaso en el objeto de la denuncia”, añadieron.

Respecto al cargo vacante en el FGS, oficialmente apuntan que “la búsqueda sigue abierta y hay varios en carrera aún”. Pero lo cierto es que en los casi dos meses de los puestos claves desocupados, los dos candidatos preseleccionados rechazaron la propuesta. ANSES pretendía contratar a Iván Werning, ex subsecretario de Coordinación y Análisis Económico, un economista que respondía a Mario Quintana en la Jefatura de Gabinete. Tampoco logró acercar posiciones con Matías Tamburini, quien aún se encuentra imputado en la causa de Bonadio por haber sido director general de Operaciones del fondo de los jubilados.

LEER MÁS: Denunciaron al titular de ANSES por las millonarias pérdidas del fondo de los jubilados

En esta nota