Aeronavegantes resolvieron levantar la medida de fuerza iniciada esta mañana "por buena voluntad" frente a la falta de respuesta de las empresas en torno a los reclamos paritarios de los distintos sectores. De este modo, con el correr de las horas se normalizarán los cientos de vuelos afectados por la retención de tareas realizada durante el día.

Temprano a la mañana los trabajadores comenzaron con retención de tareas y asambleas ante la decisión de la empresa de no abonar la cláusula gatillo correspondiente al mes de septiembre de este año, parte de la paritaria de 2017.

"La empresa comunicó de manera interna a los empleados, y sin mesa de diálogo con los gremios, que no va a pagar la cláusula gatillo del mes de septiembre a pesar de que lo diga la paritaria", explicó a El Destape Cecilia Moccia, secretaria de Prensa de APA.

Según detalló, el acta paritaria del año pasado "está vigente desde el 1 de octubre de 2017 hasta el 30 de septiembre de 2018", por lo que ese acuerdo salarial ya está vencido. Este es el argumento que la empresa utilizó para asegurar que la cláusula gatillo no es aplicable.

LEER MÁS: El costo de Aerolíneas supera el 1% de la corrida de Macri

Ante esta situación, los gremios "hicimos una denuncia ante la Secretaría de Trabajo para que se atengan a lo acordado en ese acta" homologada. Según el acuerdo, por la diferencia inflacionaria, las empresas deberían abonar un plus de 6,5% como un "procedimiento automático" de actualización. Sin embargo, ésto fue incumplido.

Por esta situación, los trabajadores resolvieron realizar retención de tareas desde la mañana temprano, lo que derivó en asambleas y la demora en cientos de vuelos. Pese a ello, "no hubo respuesta de las empresas".

Moccia aseguró que "a la empresa le interesa presionar a los gremios para que la gente esté descontenta, nos estigmaticen como los culpables y nunca poder cerrar la negociación de la paritaria actual, para la cual todavía no tuvimos propuesta". De este modo, "están congelando los salarios de hecho de acá a fin de año por lo menos".

Minutos antes de las 18, los trabajadores resolvieron levantar la medida de fuerza "por buena voluntad pero no para dejar las cosas así, porque la empresa ni siquiera se comunicó por teléfono", dijo Moccia a El Destape.

En esta nota