Mauricio Macri volvió a reunirse con el príncipe de Qatar por primera vez después de que se firmara el acuerdo ilegal, que pretendía malversar U$S 300 millones del fondo de los jubilados para enviarlos a una guarida fiscal. Por esto, Tamim Bin Hamad Al Thani había estado imputado penalmente por la Justicia argentina hasta mayo, cuando un fiscal cercano al gobierno generó el cierre de la causa por un tecnicismo.

Las primeras conversaciones entre ambas naciones habían sido facilitadas por el ex tenista Gastón Gaudio, quien había involucrado en el negocio al financista Diego Nicolás Rosendi, quien viajó a Doha en las mismas fechas que la delegación argentina, tal como pudo comprobar este medio.

El Destape reveló en noviembre de 2016 el memorando de entendimiento (MOU, por sus siglas en inglés) que había rubricado en confidencial el entonces titular del Fondo de Garantía de Sustantibilidad Luis María Blaquier, quien debió renunciar poco después, y su par en la Autoridad de Inversión catarí (QIA). Entre las cláusulas del documento secreto se incluía el desvío de fondos del FGS a una offshore, que sería complementado con un aporte mayor del país asiático y que luego ingresaría a Argentina como inversión.

Memorando de entendimiento entre Argentina y Qatar

Leyes muy estrictas controlan las operatorias del fondo de los jubilados controlado para minimizar el desfalco de la segunda caja más importante del país. Esto no le pareció un impedimento al director ejecutivo de ANSES, Emilio Basavilbaso, para que su funcionario más importante negocie un contrato violatorio de la normativa legal. Más aún, el titular del organismo previsional nunca aclaró el fin de este tratado, en caso de haber notado su flagrante ilegalidad.

Tras la publicación del borrador del memorando, los diputados nacionales Guillermo Carmona y Rodolfo Tailhade, además de la Fundación por la Paz, denunciaron a Mauricio Macri, Gabriela Michetti, Basavilbaso, Blaquier y al príncipe catarí. El juez Daniel Rafecas suspendió el MOU, pero opinó que no se habían consumado los delitos por no haber tenido tiempo de movilizar el dinero. Esto fue apelado por la fiscal Paloma Ochoa, quien solicitó investigar las responsabilidades penales de los negociadores.

La responsabilidad de que la Cámara de Casación cierre el expediente se apoyó en el fiscal general Germán Moldes, quien cometió un “error” técnico. En un fallo particularmente duro con el funcionario judicial, la Sala II esgrimió que “el fiscal no ha intentado mínimamente confutar las razones argumentativas brindadas por el a quo (NdR: Daniel Rafecas) en la resolución atacada para demostrar la arbitrariedad que alega”.

De esta manera, el 28 de mayo de este año, el Poder Judicial local dejó de tener como imputado al emir catarí, con lo que Macri pudo volver a invitarlo con exagerados honores. Llegó al país con 140 empresarios de su nación para analizar proyectos de inversión. Las guaridas fiscales son un denominador común entre los negocios de este principado, manejados casi exclusivamente por los hombres, ya que las mujeres no tienen igualdad de derechos.

Además de recibir a Tamim Bin Hamad Al Thani e impetrarle por inversiones en Vaca Muerta, el Gobierno creó el grupo de amistad de Argentina con Qatar, para que los parlamentarios de ambos países trabajen en pos de objetos comunes. “Resulta extraño que se conforme esta comisión, cuando hay otras mucho más prioritarias”, reflexionó el diputado Carmona ante la consulta de El Destape, uno de los muchos opositores que plantearon observaciones. “Antes debería aclararse el memorando de entendimiento que ambas naciones firmaron”, agregó.

Hoy día los legisladores de Cambiemos no convoca reuniones de los grupos de amistad de Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia, Cuba ni Venezuela, que tienen metas más estratégicas y alineados con los locales.

LEER MÁS: Escándalo: la Justicia no investigará el memorando con Qatar por un tecnicismo

LEER MÁS: Qatar: el Gobierno negoció con un país acusado de terrorista

En esta nota