En el día de ayer, un conjunto de trabajadores de la cultura y la educación, militantes e intelectuales se reunieron en el Café de los Patriotas para dar conocer la "Definición de Septiembre": un pronunciamiento sobre la coyuntura actual muy crítico del macrismo, que denuncia el intento de proscripción contra CFK y llama a movilizar junto con las centrales sindicales este lunes a Plaza de Mayo. "Contra un Gobierno que no cesa de romper vínculos básicos de la convivencia social, convocamos a parar y movilizar el 24 de septiembre con las dos CTA y las organizaciones sociales y adherir al paro general decretado por la CGT para el día 25. Es la oportunidad de mostrar el poder social luego de los múltiples ataques del poder financiero", señalan en un pasaje del texto.

La "Definición de Septiembre" --tal es el nombre del documento que acaba de publicarse-- contiene duras descripciones del oficialismo, al que acusa de legitimar la represión creciente con "un discurso psicopático y persecutorio": "Las violentas arengas de Bullrich, Carrió, Clarín, los trolls rentados y los voceros televisivos del gobierno sólo pueden buscar el terror y la parálisis popular". Contra esto, reivindican la "racionalidad" de la oposición apelando a una fórmula que le da un giro completo al uso del término por parte del macrismo: "lo único sensato es ser opositor. Mejor aún, habría que decir que todo lo opositor es racional y todo lo racional es opositor", a lo que añaden: "Por cierto, no hay que guiarse con el lenguaje orwelliano del macrismo, que denomina 'opositor racional' a los dirigentes que no se le oponen y aun consienten sus bestialidades. Lo único racional hoy es impedir la devastación".

En el mismo sentido, se pronuncian contra la persecución contra Cristina Fernández de Kirchner: "Junto a un sector amplio del Poder Judicial y de los medios concentrados, la Alianza Cambiemos trabaja casi sin velos para encarcelar y proscribir a la expresidenta. Un ataque así significaría el golpe final contra el Estado de Derecho y desencadenaría el fascismo social que, de manera amenazante, ya vemos en Brasil representado en la figura de Jair Bolsonaro."

El pronunciamiento anterior, del mes de agosto, alertaba sobre la "crisis democrática en Argentina" y fue motorizado por un grupo de jóvenes militantes de la cultura y la educación. No obstante este fuerte sesgo generacional, el documento contó con firmas de reconocida trayectoria como Horacio González, Javier Trímboli y Diego Tatián, entre otros.