El animador Marcelo Tinelliaprovechó el aire de su programa para dar su visión sobre lo ocurrido en la frustrada Superfinal del pasado sábado y no se guardó sus críticas al gobierno de Mauricio Macri.

Antes de comenzar con el baile de Esmeralda Mitre, el conductor televisivo tomó la palabra: "Yo quería mandarle un beso fundamentalmente al plantel de Boca. Hay que pensar que los jugadores no son victimarios, son víctimas de esta situación". Se mostró molesto porque la Conmebol quiso "jugar un partido con un jugador que estaba en la clínica a la 1.30 del mediodía". Luego de eso, reflexionó: "Menos mal que primó el sentido común y no se jugó. Porque hay tanta necesidad de ganar los puntos en un lugar o de jugar con o sin público, que se olvidan de los jugadores. Fue tremendo lo que pasó, una vergüenza".

"No hablo como vicepresidente de San Lorenzo, hablo como un ser humano que ve las cosas que están pasando", agregó.

Indignado, el enojo de Tinelli escaló con el correr de su discurso. "Hay que actuar con responsabilidad y de verdad. Porque si no seguimos comentando y no hay responsables de nada. Todos somos comentaristas, ¿y qué hacemos para cambiar? Lo más lamentable es que no haya responsables", afirmó.

Embed

También se despachó contra la barra brava. "A un tipo le detuvieron con 7 millones de pesos y 300 entradas originales en la casa y está libre porque es una contravención. ¿Cómo puede ser que eso sea una contravención? Es una locura. Ese tipo tiene que estar preso", apuntó.

Por último, le pidió al Gobierno y a la Conmebol: "Ojalá tomen todas las medidas que haya que tomar para que podamos todos difrutar todos de un partido tranquilos, y no que pase esta locura. Están matando al fútbol, hay jugadores que no tienen ganas de jugar".