El ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva fue apresado el último sábado. Roberto Navarro analizó cómo y por qué el favorito en las encuestas para un tercer mandato en Brasil y trazó un paralelismo con lo que ocurre en Argentina.

En el último programa de El Destape, Navarro destacó que "el encarcelamiento de Luiz Inácio Lula da Silva completa el cuadro que comienza cuando se destituye a Dilma Rousseff. En ese momento se saca al Partido de los Trabajadores del gobierno y lo que ocurrió ayer es que se impide que el PT vuelva al gobierno. La élite brasileña, el poder económico brasileño, no permite que el partido más popular de Brasil esté en el poder, eso es un golpe de estado", afirmó.

"Cuando se va del gobierno, Lula tenía 83% de imagen positiva, años después cayó por debajo del 30%. ¿Por qué? Porque los medios lo demonizaron, porque los medios le inventaron historias, porque los medios lo atacaron porque el poder económico que maneja esos medios no podía aceptar que un líder popular como Lula da Silva distribuyera el ingreso", agregó.

Embed

Navarro comparó la situación brasileña con la Argentina: "El proceso brasileño es similar al argentino. En Argentina yo sé que a muchos lo convencen de que en realidad lo que están siendo presos son culpables de algún delito, se trata sólo de persecución política y del mismo trabajo que hicieron los medios en Brasil con Lula se hizo acá con Cristina y se hará con cualquiera que pueda ser el candidato".

Según Navarro, en la región "hay los llamados golpes blandos de los medios de comunicación, los jueces en algún caso, el parlamento cómo fue en el caso de Paraguay. Lo que quedó de manifiesto ahora es que si el golpe blando no alcanza, entonces viene golpe duro, entonces vuelven los militares, se sacan la careta y nos muestran que es la derecha de siempre, capaz de hacer un golpe de estado con todas las letras".