La directora de Emergencias Sanitarias de bonaerense, Patricia Spinelli, afirmó hoy que el agua comenzó a bajar el agua en la provincia de Buenos Aires, y que "ya se puede trabajar en algunos lugares con la vuelta a casa". Sin embargo, alertó a los afectados por la presencia de ratas y víboras en la zona.

En este sentido, las zonas en donde se están intensificando los trabajos de saneamiento son Mercedes, Pilar, Luján y Chacabuco fundamentalmente, detalló. En Mercedes, por ejemplo, los vecinos comenzaron a retornar a sus hogares, aunque la preocupación ahora es por la presencia de víboras y ratas en la localidad.

Allí, en una semana ya atendieron 40 casos similares, de picaduras de víboras, y, aunque no son venenosas, dejan una fuerte picazón en el cuerpo, que, en contacto con aguas contaminadas, puede dejar una herida mortal.

Para contrarrestar la situación, el hospital provincial se encuentra entregando botiquines de equipamiento médico de emergencia, distribuidos principalmente en los barrios más afectados, Marchetti y San Martín.

En esta nota