En otra polémica decisión, el Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich autorizó el uso de "armas electrónicas no letales", un eufemismo para las pistolas Taser, para ser utilizadas por la Policía Federal cuando consideren que existe una "actitud amenazante".

Según la resolución 395, que fue publicada este martes en el Boletín Oficial, se aprobó el "Reglamento general para el empleo de armas electrónicas no letales". El mismo estará vigente para la Policía Federal, la Policía de Seguridad Aeroportuaria, la Prefectura Naval Argentina y la Gendarmería nacional.

El Gobierno destacó que con esta norma se "permitirá abordar situaciones operacionales en las que resulte necesaria la utilización de la fuerza sin el empleo de armas de fuego".

En ese sentido, remarcó que las armas electrónicas resultan "un medio intermedio para ejercer un uso racional y gradual de la fuerza ante situaciones de enfrentamientos con personas violentas o amenazantes", al tiempo que señaló que le brindan a las fuerzas "una opción táctica adicional en reemplazo de las armas de fuego".

Embed

En el texto oficial, la cartera conducida por Patricia Bullrich hizo hincapié en que "la normativa y la doctrina internacional dan cuenta de los resultados obtenidos en los estudios médicos y técnicos realizados en prestigiosas universidades" concluyen que "el empleo de las armas electrónicas no tiene efectos letales sobre las personas".

Sin embargo, las Taser fueron consideradas armas mortales por el Comité contra la Tortura de la ONU. “El Comité está preocupado porque el uso de esas armas provoca un dolor intenso, constituye una forma de tortura y, en algunos casos, puede incluso causar la muerte, como se ha puesto de manifiesto en casos recientes”, destacó en un informe del año 2008.

Las Taser, que originalmente el Gobierno impulsó aplicar en la Policía Metropolitana, fueron autorizadas por el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad, tras varios frenos judiciales.